Inicio Actualidad Puno: la belleza de la sobriedad

Puno: la belleza de la sobriedad

74
0
Noche de Luna

“Cerrito de Huajsapata
testigo de mis amores
tu no más estás sabiendo
la vida que voy pasando”.
(Cerrito de Huajsapata/huayno puneño)

La Virgen de la Candelaria, el lago Titicaca, la “Roma de América”, el Cerrito de Huajsapata. Puno es tradición, música, danza, belleza, monumentos, iglesias, historia viva, y mucho más. Así nos lo demuestra el arquitecto, Javier Luna Elías, en la edición del último domingo de “Noche de Luna”. “Si usted no ha ido Puno, yo estoy seguro que lo voy a convencer”, indicó el conductor del programa cultural de Willax TV.

“Casi dos años esperando este momento. No les digo que en mis mejores años, pero unos tiempos inolvidables de mi vida los viví en Puno, en este departamento extraordinario, tan cerca al cielo que se llama Puno, con un cielo como jamás veré, con un Sol y con una Luna que parecía que los podíamos coger con las manos, y abrazarnos al Sol alto de Puno, a la Luna cercana de Puno, al lago Titicaca. Puno es algo extraordinario”, señaló el conductor de “Noche de Luna”.

Recordó que su primera “razón” respecto a Puno se dio en un concurso en Lima, el que participó con la asociación Jueves, para representar al Perú en el Japón. En ese certamen quedó entusiasmado con el grupo con el que disputaron la final: los Ayarachis de Paratia.Era algo extraordinario, calaba el alma y entraba por todos los poros. Era un sicuri”, indicó.

Persona admirando Puno

“La música de los sicuris es esencialmente sincopada. Su característica principal es que la música interpretada en él se confecciona entre dos tipos de instrumentos, que hacen una unidad bipolar. Hay una zampoña ira o macho y otra zampoña arca o hembra. Entre estas dos zampoñas, parte de un solo instrumento, se consigue la interpretación de la melodía. Son notas aspiradas y melancólicas a manera de preparación, para iniciar nuevamente con la fuerza de un torrente la melodía original” leyó el conductor de “Noche de Luna”, un fragmento del “magnífico” libro: “Música y Danzas en las Fiestas del Perú”, de Gustavo Rodríguez Amado.

El arquitecto Luna Elías recordó que viajó por primera vez a Puno con el Instituto Nacional de Cultura, para hacer un inventario de los “monumentos extraordinarios” que guarda la ciudad del altiplano.

“Y al llegar a Puno pude ver, ya con ojos adultos pero siempre provincianos,  la grandeza de esta cultura. Puno sobrecoge desde que uno llega. Primero la altura, y es verdad aquello de que gallinazo no canta en puna, se los cuento yo. Pero así y todo, muy abrigado, primero contemplé la ciudad; el Centro Histórico, la Plaza de Armas, la solidez de la arquitectura, la sobriedad. Y en todo el cielo azul, más azul que el azul, como el cielo del ande peruano”, comentó.

“La belleza de Puno inicial puede agredir, puede ser agresivo el paisaje, pero una vez que uno sintoniza con Puno, descubre la belleza de la sobriedad que tiene. ‘Menos es más’, dice el refrán. La evidencia la tiene usted cuando va a Puno. Es bellísimo. El lago Titicaca es de una importancia tal, que cuando uno mira el lago es algo extraordinario”.

“¿De qué color es el lago Titicaca? Poca gente lo sabe. La respuesta es muy sencilla: de todos los colores. El lago Titicaca varía de acuerdo al Sol, a la iluminación, a las horas del día. Puede ser plateado, puede ser dorado, puede ser azul, puede ser verde, puede ser rosa, puede tener celosías. Realmente es algo extraordinario.

“Usted tiene que ir a Puno, y usted tiene que conocer a Puno. Venga, vístase como yo. Va a encontrar un mantón como yo, y venga y cantemos juntos “Cerrito de Huajsapata”. Vamos a Puno, vamos a ver las alturas maravillosas de Puno, y vamos que el Cerrito de Huajsapata nos espera. ¡Viva Puno!”, finalizó.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí