Inicio Actualidad Claves para organizar el regreso al colegio

Claves para organizar el regreso al colegio

982
0
Niña en clases virtuales

A muy pocos días para el inicio del año escolar, le ofrecemos pautas para gestionar la incertidumbre, organizarse mejor y sacarle provecho a los estudios.

El regreso a las clases escolares este 2021 no será igual que otros años. A la angustia de padres e hijos por el término de las vacaciones y el retorno al horario y los quehaceres escolares, se suma el saber que el coronavirus no ha desaparecido y que los rebrotes y la enseñanza virtual tienen para largo. Ante ello, nos toca aprender a gestionar la incertidumbre para adaptarnos lo mejor posible a esta nueva normalidad y aprovechar los recursos que nos ofrece la virtualidad.

“Si no llevamos este proceso adecuadamente, puede haber un impacto negativo en nuestros hijos, pues puede aparecer el hartazgo, el cansancio y un mayor nivel de estrés que a la larga puede afectar la atención, concentración y el rendimiento académico. Por ello, desde casa debemos ayudar a nuestros hijos a ver el regreso al colegio en forma positiva”, señaló el psicólogo y psicoterapeuta Manuel Saravia, director del Instituto Guestalt de Lima.

El experto señaló que este año regresarán a las aulas estudiantes cuyas experiencias han sido muy diferentes: están los alumnos que han disfrutado del contacto con la familia y de una menor presión académica, los que se han llenado de temores por el virus y han preferido no salir a la calle y los que sienten desesperación por salir y están frustrados de no poder hacerlo. Pero además hay un grupo de niños y adolescentes que habrá pasado por experiencias muy difíciles y hasta potencialmente traumatizantes a causa del virus.

Para todos, el reto de las familias será ahora mantener a sus hijos motivados por aprender, a pesar de que, por la pandemia, aún se mantiene la incertidumbre de cómo serán los estudios y la vida en el futuro. Saravia señaló que, aunque el papel de los profesores y la escuela en la recuperación educativa y emocional de los alumnos son muy importantes, la clave para sobrellevar esta doble carga recae fundamentalmente en la familia, pues esta situación puede crear en los niños mucha confusión, ansiedad, violencia y hasta sentimientos de culpa.

“Regresar a las clases virtuales en medio de la cuarentena ya de por sí es un elemento estresor, pues para muchos es una suerte de arresto domiciliario que los hace rebelarse. Los padres debemos entender esa frustración y cansancio y ayudarlos a manejarlo lo mejor que podamos”, dijo.

Un estudio del Ministerio de Salud y Unicef reveló que, a causa de la pandemia, 30% de menores de edad tienen el riesgo de presentar alguna dificultad de tipo socioemocional, por lo cual es necesario darles soporte emocional.

Para ello, el especialista dio algunas pautas que los padres de familia pueden poner en práctica a fin de lograr el bienestar emocional de sus hijos y ayudarlos a seguir adelante:

1. Planee actividades de cierre

Los días que quedan de vacaciones deben ser aprovechados por los padres para, dentro de sus posibilidades y sin faltar a las medidas de protección por la pandemia, elaborar propuestas para compartir un momento especial con sus hijos, ya sea una caminata, hacer ejercicios, estirarse juntos o planear una comida especial. Es indispensable que los padres generen este espacio de cierre para compartir juntos antes de que empiece la rutina.

2. Busque el sol para combatir el estrés 

Nuestra parte física necesita estimular los neurotransmisores que ayudan a controlar el estrés y una forma de hacerlo es tomando sol, ya que este posee vitamina D, un nutriente que refuerza el sistema inmunitario. Por eso hacer actividades deportivas, caminar bajo el sol o exponerse a la luz solar en forma moderada, ayudará a que las personas renueven su energía vital y se sientan con más alegría y bienestar. Practíquelo con sus hijos.

3. Promueva el contacto con la naturaleza

Los niños y adolescentes necesitan tener contacto directo con la naturaleza, pues esto impacta positivamente en el estado de ánimo. Por eso deben salir todos los días al menos 20 minutos a caminar, trotar o respirar aire. No es sano que un niño esté encerrado en casa, ni tampoco que solo salga el fin de semana. Hay que recordar que en el colegio ellos tenían un espacio para esta práctica y necesitan retomarlo para recuperar su equilibrio.

4. Predisponga el horario de sueño

En vacaciones se suele tener un poco más de flexibilidad y desorden a la hora de dormir. Los niños y adolescentes se acuestan y se levantan más tarde de lo habitual, por lo cual es necesario reinsertarse poco a poco en el horario escolar para tener tiempo a acostumbrarse y llegar a clases más relajados. Recuerde que privarse del sueño puede causar irritabilidad o dificultad para concentrarse y, por el contrario, dormir bien beneficia el sistema inmunitario.

5. Revise su discurso parental

Los niños y adolescentes se dejan llevar mucho por el discurso de sus padres y suelen reflejar sus mismos puntos de vista y sus mismos miedos, angustias o lamentos. Un discurso pesimista o alarmista puede tener un impacto emocional en nuestros hijos. Por eso, hay que mantener el control de las emociones y reforzar nuestras creencias esperanzadoras para trasmitir confianza. Si tiene necesidad de expresar sus temores, es mejor que busque a otro adulto.

6. Deje que expresen sus emociones

Hacer catarsis es importante a toda edad. Los niños y adolescentes, tanto como los adultos, necesitan expresar lo que sienten y lo que piensan. Para eso es importante que los padres practiquen la escucha activa, que quiere decir escuchar sin cuestionar, sermonear o criticar. Hay que mantener contacto visual con la persona que habla, no interrumpirla ni darle consejos, sino hacerle preguntas para que pueda expresar todo lo que siente y quiere hacer.

7. Dele soporte a sus hijos

Una vez que la persona ha sacado a luz sus temores y angustias, es tiempo de darle soporte. La familia debe convertirse en una fuente de afecto, protección, motivación, presencia y formación. Hablar de lo que uno siente, hacer respiraciones y leer en voz alta ayudan a distraer la mente y alivian la ansiedad. Del mismo modo, actividades, como caminar, trotar u otras que involucren movimientos repetitivos de los músculos, pueden aliviar el estrés.

8. No tema buscar ayuda profesional

Si su hijo manifiesta síntomas de no estar adaptándose a esta nueva realidad y presenta problemas para dormir, irritabilidad, impulsividad, llanto fácil, dolor de estómago o de cabeza, sudoración o problemas de piel, tenga en cuenta que puede necesitar ayuda profesional. Lo mismo en el caso de los adolescentes que se sienten frustrados y lo expresan con irritabilidad, acciones demandantes y reacciones impulsivas. Si es así, no tema pedir ayuda.

9. Sea flexible con la tecnología

En estos tiempos la virtualidad se ha convertido en la única puerta de contacto de los chicos con el mundo; ellos lo usan para distraerse, pero también para socializar y para estudiar, por lo cual limitarlos resulta un poco complicado. En la medida que no interfieran con el horario de sueño, el cumplimiento de las tareas escolares o las actividades familiares, cada padre puede dosificar las horas que el menor puede usar la tecnología al día, pero sin excesos.

Los expertos aseguran que el contacto de los niños y adolescentes con sus pares es imprescindible para su desarrollo. Por eso se deben buscar alternativas para promover su socialización.

Acompañamiento familiar

Pero más allá de las medidas de contención emocional, el especialista en políticas educativas Hugo Díaz señala que, para hacer eficiente el regreso a clases, los padres deben involucrarse un poco más en el acompañamiento y monitoreo de la labor docente, pues a causa de la pandemia hay un alto porcentaje de niños que aún no sabe estudiar solo. “Estudios del Banco Mundial en América Latina han demostrado la pérdida de aprendizajes a causa de la pandemia, pues en el último año, en las zonas más pobres, los niños que no pudieron resolver preguntas esenciales y básicas para su grado aumentaron en 11 puntos”, refirió.

En ese contexto, Díaz anotó que en las escuelas los profesores deben dar a los chicos mejores herramientas y metodologías para promover la autonomía de los escolares, pero también capacitar a los padres para que los ayuden a estudiar, ya que sin ese apoyo será muy difícil que mantengan el ritmo.

Motivar la lectura y escritura

Una forma en que los padres pueden ayudar a sus hijos es promoviendo la lectura. Para ello, el experto consideró usar libros impresos, pues señaló que, aunque el consumo de material digital se ha acelerado con la virtualidad, los libros siguen siendo grandes aliados para adaptar los nuevos contenidos y lograr que el proceso de aprendizaje sea realmente efectivo.

“Los alumnos necesitan el material impreso para desarrollar ciertas habilidades básicas relacionadas con el desarrollo psicomotriz y con la escritura, que no siempre se pueden adquirir con material digital. Por eso, los padres de familia deben usar los textos escolares, leer junto a sus hijos y explotar al máximo el nivel de apego con ellos”, anotó.

Además, recomendó dejarlos leer lo que les gusta, ya sea un comic, un cuento corto o una revista; lo importante es no quitarles la iniciativa de hacerlo ni obligarlos a leer algo mucho más complejo, pues poco a poco buscarán cosas más elaboradas. “Puede comenzar leyendo al menos 20 minutos al día y luego ir aumentando el tiempo poco a poco”, sugirió.

¿Cómo organizarse en casa?

En tanto, para que se organice mejor y hacer más fácil el regreso a clases hemos elaborado una lista con consejos útiles que debe tener en cuenta en el presente año escolar:

  1. Averigüe todo acerca del colegio donde estudiará su hijo, sobre todo si recién lo ha cambiado de escuela. Por ejemplo, qué plataforma utilizarán para las clases virtuales, qué materiales necesita, cuáles son las reglas del colegio, cuál es el método de comunicación con los padres, la frecuencia de las tareas y las evaluaciones.
  2. Haga junto con su hijo un horario que no solo incluya los cursos escolares y la hora de hacer las tareas, sino también los horarios para levantarse y acostarse, las tareas domésticas, las comidas y las horas libres. Aunque el horario no sea rígido ni cumpla con horas exactas, ayudará a su hijo a organizarse y crear hábitos.
  3. Encuentre un lugar tranquilo en el hogar donde los niños y adolescentes puedan realizar la tarea. Lo ideal es que sea un lugar bien iluminado y que esté alejado de sus juguetes, la televisión o la cama. Si a su hijo le cuesta concentrarse, considere una habitación solo para esta actividad, pero si no la tiene, ubíquese en el comedor o en la sala.
  4. Sea paciente con los niños pequeños. Al principio habrá muchas dificultades para que enganchen con la escuela virtual y hagan las tareas, pero poco a poco el pequeño se adaptará al ritmo. Para ello, es importante que le hable de las ventajas que tendrá el año escolar y ayuda que le deje escoger los materiales que usará para sus estudios.
  5. Participe solo lo necesario en las tareas de sus hijos. Puede, por ejemplo, conversar con ellos sobre los temas posibles para un proyecto determinado, pero no se emocione y termine haciendo usted el trabajo. Ayúdelo a buscar y oriente dónde buscar, pero no busque usted en la computadora.
  6. Si su hijo tiene dificultades con su tarea, busque ayuda con su profesor lo antes posible. En Aprendo en casa también hay una serie de herramientas, recursos y links para buscar ayuda y resolver problemas. Puede ver las opciones aquí: https://aprendoencasa.pe/#/orientacion/orientation.families.group.family/resources
  7. Adquiera el mobiliario adecuado para el estudio: un escritorio que facilite la movilidad de sus piernas y brazos, una silla ergonómica con soporte en la zona lumbar de la espalda y una computadora o laptop que tenga la capacidad para descargar las plataformas del colegio. Así su hijo empezará con mayor entusiasmo.

Las clases escolares en los colegios nacionales se iniciarán el 15 de marzo en forma remota, pero el Gobierno evalúa medidas para concretar el retorno a las clases presenciales en los siguientes meses del año.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí