Inicio Especiales La innovación, el secreto para sobrevivir a la pandemia

La innovación, el secreto para sobrevivir a la pandemia

310
0
Conversación en línea

Las empresas se reinventan. En medio de un panorama incierto, los peruanos han encontrado oportunidades en la crisis y han innovado y se han adaptado para salir adelante.

Si hay algo que a los peruanos les sobra es creatividad y capacidad de adaptación para superar las adversidades. Así lo vienen demostrando miles de empresas y emprendedores que, tras recuperarse del duro golpe de ver paralizados sus proyectos, tomaron la decisión de reinventarse y aprovecharon la oportunidad para innovar y darle la vuelta a la crisis.

Y es que, debido a la pandemia, Perú vivió el año pasado uno de sus momentos más difíciles. Según el Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEI), los confinamientos obligados para contener el coronavirus, entre los meses de marzo y junio, hicieron que la economía peruana cayera 11.1%, la tasa más baja de las últimas tres décadas, que terminó tumbando el Producto Bruto Interno (PBI).

Aunque a finales del 2020 la economía se estaba recuperando y después de una contracción del 40% en abril, se pasó a solo 3% en noviembre, la segunda ola de contagios por el COVID-19, obligó al Gobierno a disponer un nuevo confinamiento en febrero de este año, el cual golpeó nuevamente la demanda interna y ocasionó que la economía peruana se contrajera en 1.5%.

Proyecciones para el 2021

Pese a ello, las proyecciones de los expertos para la economía peruana aún son alentadoras. Tras el severo impacto de la pandemia, los peruanos estamos aprendiendo poco a poco a convivir con el COVID-19 y con las restricciones adoptadas para el camino de la recuperación.

Este escenario, unido a los avances en la campaña de vacunación, deja a los economistas una lectura optimista sobre el crecimiento para este año.

Hugo Vera, economista senior del BBVA Research, señaló que el escenario base de previsiones macroeconómicas considera un entorno externo relativamente favorable para el Perú debido a la recuperación de la economía global, los mayores precios de los metales industriales y los influjos de capitales hacia los mercados emergentes.

Esto quiere decir que la proyección es que la actividad económica peruana va a expandirse en un 10% este año, buena parte por el efecto rebote de pasar a la reactivación y otro tanto por el esfuerzo de inversión pública que hace el Gobierno. En tanto, para el año 2022 se espera un crecimiento del 4% por efecto de la vacuna y el ingreso a una nueva normalidad.

Precisamente, teniendo en cuenta estas consideraciones, el Fondo Monetario Internacional (FMI) actualizó recientemente al alza la proyección económica del Perú para el 2021, e indicó que crecería en 9%, mientras que para 2022, lo haría en 5,2%, lo que es alentador.

Perú lidera la lista de países de América Latina cuyas economías experimentarán un mayor “efecto rebote” en el 2021, según un artículo publicado por la BBC.

Los sectores beneficiados

Pero ante el grave panorama económico, los peruanos no se han quedado de brazos cruzados. Muchas empresas han optado por reinventarse y explorar otros mercados para enfrentar la emergencia, satisfaciendo las nuevas necesidades que se presentan. Además, se han generado nuevos procesos que requieren mayor automatización y tecnología digital para preservar la salud de las personas.

Uno de los grandes ejemplos lo ha dado el sector textil, pues muchas empresas optaron por confeccionar mascarillas, trajes de protección y otros accesorios de seguridad que les permitió seguir operando en medio de la pandemia y, en muchos casos, dotar al personal de la salud que batalla en la primera línea.

Otra de las industrias que se ha reconfigurado rápidamente es la vinculada al sector médico, pues han aprovechado la oportunidad de la crisis para fabricar equipos destinados a los establecimientos de salud como: camas, respiradores, aire acondicionado y otro material de apoyo que anteriormente se importaba del exterior.

Las ventas en grandes supermercados y en negocios mayoristas, así como la venta de notebooks y en empresas dedicadas a la producción de productos de higiene y salud fueron las que más crecieron en el 2020.

Además, otro de los sectores que sigue en movimiento pese a las restricciones de la pandemia es la agroindustria. La Asociación de Exportadores (Adex) informó que este sector cerró el 2020 con un crecimiento del 11.4%. Además, 12 regiones mantuvieron el dinamismo en sus despachos y cerraron en azul sus operaciones de comercio exterior, pese a la coyuntura económica.

Pero no fueron los únicos. Los proveedores de empaques también supieron sacarle la vuelta a la crisis y, aprovechando los nuevos emprendimientos de venta vía delivery, especialmente relacionados a la comida, aunque también en farmacia, cosméticos, alimentos y bebidas, elevaron su consumo de empaques entre 7% y 8%.

Surgen nuevos servicios

Pero, ante la pandemia, las personas en el mundo también han cambiado de costumbres y hábitos de consumo y, ante ello, los negocios se han visto obligados a poner en marcha nuevas estrategias de transformación digital y de servicios para mejorar la experiencia del cliente.

Entre las que han alcanzado mayor desarrollo están el delivery, que creció en 250% durante el 2020, y el e-commerce, que en el Perú creció en un 300% el año pasado y presenta aún una oportunidad de crecimiento exponencial. Asimismo, han tomado mayor relevancia los servicios de marketing digital para la preparación de webinars mediante la red o el impulso a las redes sociales, así como los servicios de comunicación y asesorías financieras y tributarias. De la misma manera, las nuevas formas de entrega que permiten realizar compras sin salir de casa o comprar por canales no físicos para recoger el producto en puntos estratégicos han tenido un crecimiento importante.

Además, en el campo digital hay buenas proyecciones. Se estima que para el 2022 por lo menos el 50% de los trabajadores seguirá trabajando en forma remota, lo que significa que las organizaciones podrán contratar empleados desde cualquier lugar. Pero no solo eso, también quiere decir que la automatización seguirá creciendo, demandando mayor velocidad de internet, un mayor uso de sistemas y de métodos de seguridad y vigilancia, el uso de Clouds para almacenar información, así como el pago con dinero digital.

Los buenos ejemplos

Ante el cambio producido en el consumo y la producción, muchas industrias ya han optado por reinventarse. Entre ellas está Platanitos, empresa dedicada desde hace muchos años a la venta de ropa y calzado pero que, ante la situación, lanzó una nueva plataforma online para vender insumos alimenticios y ahora incursionará en el mundo de los comics y manga japonés. Pedro Mont, director del referido negocio, indicó que el Perú es el noveno país con mayor lectoría de manga en el mundo, por eso aprovecharán esa oportunidad.

El 30 % de organizaciones ha cambiado de rubro durante el estado de emergencia para mantener a flote su negocio, según un estudio de la Asociación de Empresas Familiares del Perú.

Entre otras empresas que se han transformado está también la pastelería San Antonio, que añadió a la venta de panes, postres y café la venta de productos de primera necesidad y actualmente opera en forma mixta. Igualmente, Rústica, restaurante que ahora ofrece su servicio a domicilio y también incursionó en el rubro de minimarket.

Debido a que el turismo también se vio afectado por la coyuntura, las cadenas hoteleras más grandes e importantes de Perú, como Casa Andina, también se adaptaron y decidieron alquilar las habitaciones de manera independiente mes a mes, con servicio de alimentación y estacionamiento incluido.

Otro rubro que se reinventó es el teatro peruano que, ante la suspensión de actividades, ha optado por llegar al público a través de plataformas de ‘streaming’, donde los usuarios pagan por ver obras en video o en vivo. Un ejemplo de ello es La Tarumba, que ahora ofrece shows virtuales y, a la vez, ha incursionado en el negocio de las mascarillas.

Pero los pequeños negocios también se transformaron y adaptaron. La discoteca Vale Todo Down Town cambió su rubro y ahora el local también es un minimarket. De la misma manera, muchos peruanos que se quedaron sin trabajo innovaron ofreciendo productos a los que decidieron quedarse en casa. Así surgieron negocios de productos alimenticios sanos, mascarillas innovadoras, ropa de casa, bebidas, productos de limpieza, servicio de delivery, etc.

Todo esto demuestra que, aún en momentos difíciles, los empresarios peruanos son innovadores, no se quedan de brazos cruzados y aprovechan las oportunidades para salir adelante. Ahora el reto está en hacerlo de manera formal, para garantizar el progreso de los peruanos y su éxito en los mercados.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí