Inicio Destacado ¡Llegaron las vacunas! Aquí le decimos todo lo que debe saber

¡Llegaron las vacunas! Aquí le decimos todo lo que debe saber

767
0
Personal de salud

Las vacunas ya están en Perú y pronto comenzará la esperada campaña de inmunización contra el COVID-19. Aquí le brindamos una guía con todo lo que tiene que saber.

La vacuna contra el COVID-19 ya está entre los peruanos. Las primeras 300 mil dosis del producto del laboratorio Sinopharm llegaron al país este fin de semana procedentes de China, fortaleciendo la esperanza de que la lucha contra el coronavirus tendrá un buen final y se podrán salvar muchas vidas, así como proteger la salud de millones de personas.

Este primer lote forma parte de un contrato más amplio por 38 millones de vacunas, de las cuales otras 700 mil dosis estarían llegando al Perú probablemente a fines de febrero y 1.5 millones de dosis más durante el mes de marzo.

Primera fase de vacunación

Según establece el Plan Nacional de Vacunación, la primera fase de la inmunización comprende a 1 millón 66 mil 892 personas, entre personal del Minsa, EsSalud, clínicas, Fuerzas Armadas, Policía Nacional del Perú, personal de limpieza, brigadistas, serenazgo, estudiantes de salud y miembros de mesa.

Sin embargo, estas primeras vacunas se aplicarán, en dos dosis y con un intervalo de 20 días, solo al personal de salud que integra las listas que han sido depuradas por cada una de las instituciones de salud.

El resto de beneficiarios, incluidos los miembros de mesa que participarán en las elecciones del 11 de abril, tendrá que esperar, debido a que el primer lote de 300 mil dosis no alcanzará para todos y su vacunación dependerá de que Sinopharm confirme la próxima llegada de más vacunas al Perú.

Vacunas de Covax Facility

Pero las vacunas de Sinopharm no son las únicas que llegarán en febrero. El Gobierno ha anunciado que Covax Facility, un mecanismo liderado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) que coordina con los fabricantes de vacunas el acceso equitativo de todos los países al producto, adelantará su primer envío de vacunas al Perú para el primer trimestre de este año.

La Organización Panamericana de la Salud (OPS) informó que desde mediados de febrero y hasta finales de junio se enviarán al Perú 1 millón 635 mil 600 dosis de la vacuna de AstraZeneca y la Universidad de Oxford, y 117 mil dosis de la vacuna desarrollada por la farmacéutica estadounidense Pfizer y la empresa alemana BioNTech.

El presidente Francisco Sagasti anunció, asimismo, que se ha cerrado un contrato con Pfizer para la adquisición de 20 millones de vacunas, de las cuales 550 mil dosis llegarían entre marzo y abril y se completaría 5 millones de dosis en el mes de julio.

Cabe precisar que, aparte de todo eso, hay tres contratos para adquirir 14 millones de vacunas adicionales de AstraZeneca, cuyo primer envío podría llegar antes del segundo semestre del año, y continúan las negociaciones con otros laboratorios, como Johnson y Johnson y CureVac, para comprar más vacunas.

¿Cómo será el cronograma?

La vacunación nacional se ha previsto en tres fases. La primera fase se iniciará en los hospitales emblemáticos de Lima y de inmediato las vacunas serán enviadas a los establecimientos de salud de las regiones para que se proceda a la inmunización del personal del primer nivel de atención.

El segundo grupo de vacunación comprende a 5 millones 318 mil 964 ciudadanos entre adultos mayores, pacientes con comorbilidades, docentes, población indígena y personal del INPE, mientras que el tercer grupo incluye a unas 16 millones 552 mil 583 personas de entre 18 y 59 años. Sin embargo, aún no hay fechas de vacunación para estos grupos.

El Gobierno señaló que se elabora el Padrón Nacional de Vacunación Universal contra el COVID-19, el cual se publicará de manera oportuna junto con el cronograma de los lugares de vacunación para cada fase, pero esto se hará una vez que las dosis de vacunas arriben al país.

El éxito de la vacuna en Israel

Mientras tanto, los resultados preliminares de la vacunación contra el coronavirus muestran que la vacuna parece ser efectiva. En Israel, tras la campaña de inmunización que ya alcanzó a una tercera parte de sus 9 millones de habitantes, se ha logrado reducir tanto las infecciones como los casos de pacientes con COVID-19 que requieren de hospitalización.

Israel está aplicando la vacuna de Pfizer y, según los últimos datos del Ministerio de Sanidad, de entre 428 mil personas que recibieron la segunda dosis de la vacuna hace más de una semana, solo 63 se contagiaron de COVID-19, pero no desarrollaron síntomas graves, no tuvieron fiebre por encima de 38.5°C y no tuvieron que ser hospitalizadas.

Sin embargo, ahora que la campaña de vacunación ha empezado en varios países, están circulando mensajes fraudulentos que intentan hacer ver la vacunación con dudas y desconfianza. Ante ello, la OMS y diversas organizaciones científicas han señalado que las vacunas son seguras y evitan entre dos y tres millones de muertes anuales.

“Pese a la efectividad de la vacuna, las autoridades advierten que no se puede bajar la guardia. La mascarilla, el gel de manos y la distancia social han venido para quedarse”.

Desmintiendo bulos

En ese contexto, hemos recopilado algunas de las preguntas sobre las vacunas contra el coronavirus que con más frecuencia se hace la población, a las cuales les damos respuesta a fin de desterrar la información falsa:

1. ¿Vacunarnos contra el COVID-19 beneficia nuestra salud?

Sí. La Clínica Mayo de EE.UU. señala que el coronavirus puede causar complicaciones de salud graves y, en algunas personas, llevar a la muerte, pero no hay manera de saber cómo afectará a cada individuo persona. Si una persona contrae la enfermedad puede trasmitirla a su familia, amigos y personas que estén cerca. Por eso, vacunarse puede ayudar a protegerse, pues creará una respuesta de anticuerpos en su cuerpo, sin que tenga que enfermarse.

2. ¿Hay la posibilidad de que cuando nos inyecten la vacuna nos podamos contagiar del COVID-19?

No. La doctora Zulma Cucunabá, epidemióloga del Imperial College London, explicó que las vacunas contra el COVID-19 son seguras, pues ninguna usa el virus activo que causa la enfermedad. Para su elaboración se emplean diversas tecnologías: hay vacunas recombinantes que permiten utilizar una parte proteica del virus para generar la respuesta del sistema inmune, otras que emplean un virus manipulado con ingeniería para liberarlo de su capacidad infectiva, de manera que se use como transportador de instrucciones a la célula humana y produzca la respuesta inmune, y también hay las vacunas con ARN mensajero, donde las instrucciones a las células se envían a través de nanopartículas que permiten transportar el material genético. En ningún caso hay posibilidad de producir una infección.

3. ¿Al haberse elaborado de manera tan rápida, las vacunas son seguras?

Sí. Joaquín Madrenas, inmunólogo de la Universidad de California en Los Ángeles, señaló que pese a la velocidad con que se han diseñado, fabricado y administrado las primeras vacunas, la realidad es que se han cumplido todos los protocolos. La principal razón por las que se han desarrollado más rápido es por la gran cantidad de información existente sobre virus similares, pues ya había prototipos de vacunas sobre los cuales los científicos han trabajado. Además, se hizo una gran inversión económica, lo que ha permitido realizar estudios en paralelo de fase 1 y fase 2 y comenzar la fabricación de las dosis a gran escala. Asimismo, ha sido fácil conseguir miles de ciudadanos voluntarios.

4. ¿Las personas que se vacunan aún pueden infectarse de COVID-19?

Sí. Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE.UU. señalan que para que las vacunas puedan desarrollar inmunidad necesitan tiempo. Y todas las vacunas aprobadas contra el coronavirus requieren de dos dosis, las cuales deben administrarse con varias semanas de diferencia, para así entrenar el sistema inmunológico del cuerpo. Sin embargo, las personas pueden estar expuestas al COVID-19 justo antes de vacunarse o inmediatamente después, situaciones en las que el cuerpo no tiene tiempo de desarrollar sus defensas. Por lo tanto las personas pueden infectarse en esa ventana de tiempo. Además, la efectividad de las vacunas varía entre 70% y 90%, así que siempre hay un porcentaje de población no protegida.

5. ¿Las vacunas son efectivas ante las mutaciones del virus?

Sí. La Agencia Europea del Medicamento aseguró que no hay evidencias de que las vacunas no vayan a funcionar contra las nuevas mutaciones de coronavirus, como la detectada en el Reino Unido. Según indicó, la última mutación que ha sufrido el SARS-CoV-2, dando lugar a una variante que se contagia con más rapidez, no ha sufrido suficientes cambios como para dejar sin eficacia a las vacunas, como la de Pfizer. No obstante, los expertos recomendaron hacer un seguimiento cercano a este tema, pues en el caso que esto ocurriese, se podría dar paso a un proceso relativamente sencillo de producción de las vacunas basadas en la nueva variante, aunque eso implicaría una nueva campaña de vacunación.

6. ¿Las personas que han sido vacunadas pueden seguir contagiando?

Sí. Anthony Fauci, director del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas de EE.UU., dijo que, aunque esa posibilidad existe, la probabilidad de contagiar es menor por el refuerzo inmunológico que se obtiene de la vacuna. En ese sentido, recordó que el objetivo de la vacuna es disminuir la probabilidad de la enfermedad y evitar las formas más graves de COVID-19, pero aún se está estudiando si la inmunización tiene la capacidad de bloquear la infección, aunque eso no necesariamente significa que no lo haga.

7. ¿Con la vacuna hay posibilidad de que cambie el ADN o que nos implanten un chip?

No. En algunas redes se comenta que la vacuna puede cambiar de cierta manera los genes del receptor, así como que Bill Gates va poner un chip en la vacuna que permitirá el rastreo de personas. Este último bulo tiene su origen en un video en el que Bill Gates habla de la posibilidad en el futuro de usar certificados digitales con algunas vacunas usando micropartículas, algo que no tiene nada que ver con ningún microchip. Sin embargo, los expertos han señalado que en la actualidad no es posible la implantación de ningún chip con la vacuna, así como tampoco hay posibilidad de que la inmunización altere la secuencia del ADN de un cuerpo humano.

8. ¿Si ya me dio la enfermedad, tengo que vacunarme?

Sí. Los diversos grupos de investigación todavía no tienen datos suficientes para responder cuánto tiempo dura la protección de quienes desarrollaron anticuerpos después de pasar por la enfermedad. Por ello, Joaquín Madrenas, inmunólogo de la Universidad de California, señaló que lo mejor es que las personas que tuvieron coronavirus también se vacunen, para así potenciar la inmunidad contra el virus. Esto beneficiará sobre todo a aquellas personas que fueron asintomáticas o tuvieron síntomas leves de la enfermedad.

9. ¿Si ya me han puesto la vacuna puedo ir sin mascarilla y hacer una vida normal?

No. Hay que recordar que la inmunización se da en dos etapas y es necesario completar ambas para esperar la producción de anticuerpos y tener una inmunización más completa. Además, no debemos considerarnos inmunes frente al virus antes de tiempo y exponer a otras personas, pues hasta el momento lo que se ha descrito es que las vacunas pueden prevenir los síntomas del COVID-19, especialmente los más graves, pero no se ha determinado si la vacunación puede prevenir la infección. Por eso es importante continuar con las medidas de protección: uso de mascarilla, lavado de manos, distancia social y buena ventilación, sobre todo durante el primer año de vacunación.

10. ¿Cuáles son los efectos secundarios de la vacuna?

La Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios, que ya lleva casi siete semanas vacunando a su población, señaló que hay tres tipos de efectos secundarios encontrados hasta el momento, aunque son de muy rara aparición y no difieren mucho de los de cualquier otra vacuna. Están, por ejemplo, las molestias leves en la zona de la inyección, que puede durar un día; los síntomas de fiebre, malestar general y postración, que dura entre uno y dos días después de la administración de la vacuna y se ve más después de la segunda dosis, y la reacción inflamatoria alérgica, aunque esta se presenta en un grupo muy reducido y entre los 5 y 7 días después de aplicada la vacuna.

11. ¿Es mejor esperar a ver qué pasa y no vacunarme?

No. El beneficio de la vacuna supera con creces el riesgo de tener algún efecto adverso. La probabilidad de que nos infectemos con el virus, contagiemos a otros, enfermemos y desarrollemos síntomas graves de COVID-19, llegando incluso a fallecer, es mayor que los posibles efectos secundarios que pueda tener la vacuna. De ahí que sea tan importante que nos vacunemos, para protegernos nosotros y a nuestros seres queridos.

La vacunación es voluntaria. Toda persona que acepte vacunarse debe firmar el formato de consentimiento informado.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí