Inicio Destacado Zoom, zoom… ¡Ya viene la Navidad!

Zoom, zoom… ¡Ya viene la Navidad!

280
0
Familia en Navidad

La celebración este año será mucho más íntima y sin las tradicionales reuniones familiares. Sepa cómo encauzar sus emociones para afrontar la fiesta con alegría y transmitir a sus hijos esperanza. Además, le damos recomendaciones para una cena sin riesgo de contagios.

Sin lugar a dudas esta Navidad será muy distinta a la que estamos acostumbrados, pues este año la celebración será más íntima. El COVID-19 sigue presente en el mundo y, para evitar una mayor expansión, los expertos recomiendan limitar las reuniones de Nochebuena a la familia nuclear. Sin embargo, no hay que desanimarnos, pues esto tiene sus ventajas, sobre todo porque podemos reinventar la Navidad para potenciar la magia y el espíritu navideño.

Según un estudio realizado por la Universidad de Copenhague (Dinamarca) en 2015 y que recoge la revista British Medical Journal, el espíritu navideño que conjuga la alegría, la esperanza y la nostalgia, no procede del corazón sino del cerebro, y se localiza en uno de los lóbulos parietales. Los científicos encontraron evidencias de que en estas fechas se activan una red de áreas cerebrales que logran alegrarnos durante las fiestas.

Sin embargo, esto también tiene mucha relación con nuestro estado de ánimo y nuestra salud mental, pues otro estudio publicado por el Journal of Consumer Marketing en 2007 señaló que los cinco ingredientes que componen el espíritu navideño son: bondad, alegría, ritos, compras y cierto abatimiento, todos los cuales tienen una potente dimensión psicológica y están interrelacionados.

Mas unidos que nunca

Al respecto, la psicóloga y psicoterapeuta familiar en Mente Sabia, Katty Puente, señaló que aunque estas fiestas podrían aumentar el desaliento por la situación que estamos viviendo, las personas pueden sacarle la vuelta a ese sentimiento. “Podemos aprovechar este momento para conectar más con la familia, reconocer nuestras emociones y reinventar nuestras tradiciones, de manera que lleguemos a la Navidad celebrándola con nuestros seres queridos, de una manera diferente, pero más unidos y juntos que nunca”, dijo.

Navidad con empatía y generosidad

Para ello, hay que esforzarnos en planificar pequeñas cosas que nos devuelvan la ilusión. Por ejemplo, podemos pensar en los demás con generosidad y cuidar, agasajar e intentar hacer felices a nuestros familiares y amigos o practicar la caridad con las personas que lo necesiten. Pero también podemos sacar nuestras mejores galas y engreírnos a nosotros mismos, pues eso reconforta y fortalece nuestra autoestima.

“Tenemos que aceptar la situación y adaptarnos a ella, no reprimir la tristeza sino vivirla en forma sana, sabiendo que por más difícil que parezca esto pasará en algún momento. Eso nos ayudará a amoldarnos a lo que está ocurriendo y a buscar otras opciones para hacer de la Navidad un momento feliz”, señaló Puente.

Nueva experiencia en familia

En ese sentido, manifestó que para ello no tenemos que seguir un patrón establecido de celebración o alguna regla impuesta. Por el contrario, este es el momento ideal para dejar atrás la celebración navideña tradicional y crear una nueva experiencia en familia. Para ello, la psicoterapeuta dio algunas recomendaciones:

  • Aceptar nuestros sentimientos

Para celebrar con alegría la Navidad lo primero es estar bien con uno mismo. Daniel Goleman, reconocido psicólogo y autor del libro “La Inteligencia Emocional”, señala que manejar las emociones es un factor importante para mejorar la calidad de vida. Para lograrlo, Katty Puente señala que tanto el padre, como la madre o la cabeza del hogar, deben dedicar un tiempo a solas para reconocer qué sentimientos y emociones les ha traído esta nueva normalidad. Recuerde que no hay emociones buenas ni malas y este es el momento ideal para desechar o controlar la ira, la desesperanza, el aburrimiento, la ansiedad, las angustias o frustraciones y reconducir nuestro estado de ánimo y energía en la búsqueda de lo positivo. De esta manera estará listo para contagiar a sus hijos de tranquilidad y esperanza.

  • Comunicarse en familia

Una de las características de nuestras celebraciones navideñas en los últimos años ha sido la prisa con la que vivíamos los días previos a la fiesta familiar. Las reuniones sociales no dejaban mucho tiempo para que la familia exprese lo que sentía. Sin embargo, ahora tenemos la oportunidad de estar juntos, dialogar, aceptar a nuestra familia tal como es e integrarnos en ella de la manera que nos sintamos más cómodos. Es momento de dialogar todos juntos practicando la empatía y el respeto. Para ello, puede reunir a todos los integrantes de su hogar para hablar de cómo se sienten, pero en este caso es importante no caer en la queja constante porque puede ser contagiosa; lo mejor es ser reflexivo y propositivo.

  • Crear un nuevo ritual familiar

Ahora sí. Es momento de planificar la nueva fiesta navideña. Puente asegura que esto es muy importante porque los rituales ayudan a fortalecer los lazos familiares y a prevenir situaciones de riesgo. Lo mejor para crear su nueva tradición familiar es hacer una reunión con mucho tiempo de anticipación. Para ello es importante que cada miembro de la familia señale cómo le gustaría celebrar la Navidad y hay que tomar en cuenta al menos una propuesta de cada uno para que todos se sientan incluidos. No deseche ninguna idea, todas son buenas. Puede, por ejemplo, representar el Nacimiento, hacer una cena especial, adornar la casa con manualidades navideñas, cantar villancicos, hacer una velada al Niño Jesús, o lo que se le ocurra. Todo vale. Mucho mejor si hace un cronograma para cada día o semana.

  • Celebrar por la vía virtual

Este año, en que según Movistar las videollamadas en el Perú aumentaron en casi 160%, los encuentros virtuales navideños serán el punto de reunión de familias y amigos. Pero no basta solo con hacer una sesión; por tratarse de una fecha especial puede organizar un programa que incluya oraciones, canciones, juegos, retos o videos especiales. Puede hacer una ceremonia especial para homenajear a los que superaron la enfermedad o los que ya no están, o un concurso del mejor árbol o nacimiento y hasta un karaoke. También pueden ponerse de acuerdo para hacer todos el mismo menú en cada casa y a la hora de cenar en Nochebuena o almorzar en Navidad, hacer una videollamada mientras comparten la misma comida. Será divertido y hogareño, aunque sea en la distancia.

  • Jugar al amigo secreto

Este juego también se puede hacer por la vía virtual, pues ahora hay varias páginas web que lo ayudarán a hacer el sorteo para saber quién regala a quién (www.sorteoamigosecreto.com, www.pikkado.com, https://www.sorteiogo.com/es/sorteo/amigo-secreto). Puede enviar los regalos días antes pero, si se le complica, cambie: el regalo puede ser un video, un collage de fotos o unas palabras escritas, pero deben ser imágenes y palabras especiales que muestren lo importante que es esa persona dentro del seno familiar y todas las cosas positivas que tiene para su vida. Durante una video llamada cada persona puede ir diciendo lo que haya preparado o escrito. Es una idea muy bonita que además fomenta el espíritu navideño.

  • Incluir a los niños y jóvenes

Es importante que en las celebraciones también incluya un espacio para que los niños y los adolescentes participen en el encuentro, pues a veces los adultos solemos charlar por horas y nos olvidamos de los más pequeños. Para los niños se puede organizar una videollamada con karaoke, juegos de mímica, rimas, trabalenguas, chistes sobre Papá Noel o lectura de cuentos de Navidad. También se puede hacer una conexión on line para entregar los regalos que previamente pueden haber sido enviados a su casa. Los jóvenes son más reticentes a este tipo de actividades, pero debe incluirlos, aunque sea a la fuerza, pues tenga por seguro que esta experiencia la recordarán toda la vida.

  • Prepare un Papa Noel virtual

Este año, por las medidas sanitarias, hay que explicar a los niños que será más difícil que visiten presencialmente a Papa Noel, sin embargo, lo pueden hacer a través de una video llamada. Para ello, se pueden organizar en familia, para que los que no tengan hijos o los que tengan hijos mayores puedan vestirse de Santa y hablen con los más pequeños a través de la cámara. Otra opción es contratar a alguien ajeno a la familia para que se comunique con los niños y les entregue sus regalos o también pueden visitar la web: Visit Finland (https://www.visitfinland.com), que ha lanzado la iniciativa ‘Say it with Santa’, a través de la cual usted puede escribir un mensaje a quien desee y Papá Noel se lo transmitirá con un video personalizado. Ojo que solo tiene hasta el 29 de noviembre para hacerlo.

  • Adelantar la decoración navideña

Un estudio publicado en el Journal of Environmental Psychology ha revelado que adelantar las decoraciones navideñas puede reducir el estrés, hacer más feliz a las personas y mantenerlas más activas. Pues ahora es tiempo de poner manos a la obra e involucrar a toda la familia en la puesta del árbol de Navidad y el Nacimiento. Este año su decoración puede ser diferente, más vistosa o más grande de lo habitual. También puede adornar pronto la puerta de su casa o poner luces en sus ventanas, pues así también contagiará del espíritu navideño a sus vecinos. En un mundo lleno de estrés y ansiedad, a la gente le gusta asociarse con cosas que los hagan felices y estas decoraciones y luces lo son.

  • Reír para contagiar optimismo

Mantener el buen humor, la paciencia y la tolerancia en esta época del año es clave para asegurar que su familia la pase bien. Según diversos estudios, reír en grupo es beneficioso porque aumenta el estado de ánimo y la sensación de bienestar. Además, el optimismo podría estimular el sistema inmunitario y por lo tanto protegernos de enfermedades. Compartir la mesa con sus seres queridos, regalar a otros, ayudar a las personas que lo necesitan con gestos solidarios nos llenan de felicidad. Así que este es el mejor momento para que se contagie de este ambiente y de la alegría, luces y música navideña que lo rodea. Además, recuerde que un estudio de la Facultad de Medicina de la Universidad de Nueva York señaló que las personas que ríen y son optimistas viven más años.

NO A LAS GRANDES REUNIONES

Todas estas sugerencias surgen porque debemos hacernos la idea de que las reuniones de grupos grandes de personas, que congregaban a abuelos, padres, hermanos, primos, nietos o amigos con sus respectivas familias, se acabaron por un tiempo. Es momento de ser responsables y seguir las recomendaciones de las autoridades sanitarias para seguir reduciendo la cifra de nuevos casos de Covid-19.

El reconocido médico Élmer Huerta ha advertido que todas las reuniones que se realicen por más de 15 minutos, en espacios cerrados, en lugares que tengan poca ventilación y donde los participantes se saquen las mascarillas, eleva mucho el riesgo de contraer la enfermedad. Al respecto, el médico infectólogo y miembro del comité de expertos del Ministerio de Salud, Eduardo Gotuzzo, señaló que la posición de los expertos es que “no se realice ningún tipo de reunión”, pues se teme que los encuentros de Navidad puedan elevar los contagios. Sin embargo, señaló que los que insisten en hacerlas, deben tener en cuenta ciertas pautas:

Recomendaciones

  • No juntar a muchas personas en un ambiente cerrado. Una reunión de más de 10 personas en un departamento pequeño es un contagio seguro.
  • Lo más conveniente es invitar solo a dos o tres personas, pero asegúrese de que tenga el espacio suficiente para mantener una distancia mínima de dos metros entre cada uno de los participantes en la velada, incluyendo a los niños.
  • Es preferible que las reuniones familiares se hagan en el jardín o en la terraza, pues así se disminuye el riesgo de contagio, pero tampoco se debería congregar a muchas personas y siempre mantener la distancia.
  • Si la reunión es en un lugar cerrado, se debe abrir las ventanas para ventilar el ambiente, aunque tenga frío, pues eso disminuirá la posibilidad de que si alguno de los presentes es asintomático pueda contagiar a los demás.
  • Las mascarillas deben ser usadas por todas las personas que se encuentren en la casa todo el tiempo. Solo deben sacárselas para comer algo, pero por muy breve tiempo y guardando la distancia de las otras personas presentes.
  • Se debe recordar que cantar también es una práctica que favorece el aumento de la transmisión del virus, por lo cual no se recomienda en ningún caso.
  • Las personas que se encuentran en alguno de los grupos de riesgo al contagio del Covid-19 no deberían asistir a ningún tipo de reuniones ni recibir visitas.
  • Evite el consumo de mucho alcohol, pues podría hacer que nos desinhibamos demasiado y descuidemos las medidas para prevenir el Covid-19.

Sin embargo, los expertos enfatizaron que “hay que evitar centrarse en aquello que no podemos hacer y prestar más atención a todo lo que sí podemos llevar a cabo”, pues hemos pasado tanto tiempo cuidándonos que no podemos tirar todo el esfuerzo por la borda por un abrazo o un beso de Navidad que, aunque lo necesitemos, lo podemos reemplazar con las nuevas rutinas divertidas y creativas.

Puente señaló la importancia de recordar que estamos ante una etapa efímera que, aunque no sabemos cuándo, terminará en algún momento, por lo tanto debemos prepararnos emocionalmente para estar fortalecidos con la esperanza de que pronto llegarán tiempos mejores. “Actuemos todos con responsabilidad, para que las próximas Navidades de 2021 sean las mejores de nuestras vidas”, puntualizó.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí