Inicio Estilo y Vida Hogar Descubra los mejores consejos para ventilar el hogar

Descubra los mejores consejos para ventilar el hogar

2707
0
Ventilación en verano

Renovar el aire de los espacios cerrados no solo es eficaz para evitar la propagación del COVID-19. Aprenda cómo y cuánto tiempo debemos ventilar nuestro hogar.

En tiempos de pandemia, ventilar los ambientes de la casa para así evitar la propagación de algún virus, es más que necesario, sobre todo ahora que llegó el verano. Y es que, según los expertos, pasar mucho tiempo en espacios cerrados y con poca ventilación puede ser contraproducente para la expansión del coronavirus y la aparición de ciertas enfermedades.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), la falta de una ventilación adecuada en el hogar está asociada a ciertas afecciones, como dolores de cabeza, resfríos, alergias, infecciones respiratorias, irritaciones en la piel, estrés y otras molestias.

Por el contrario, una adecuada calidad del aire favorece la concentración, el rendimiento, el sueño y el bienestar general de la persona. Por ello, la OMS considera indispensable conocer la manera correcta de ventilar el hogar.

Según el grupo de Neurovirología de la Universidad Autónoma de Madrid, que ha investigado el tema, en un domicilio normal donde cohabitan personas de confianza bastaría con una ventilación diaria de 10 o 15 minutos para purificar el aire. Pero si se reciben visitas, además de mantener las medidas de distanciamiento e higiene, se debería ventilar antes y después, y mantener las ventanas abiertas mientras tenga invitados en casa, para así permitir la renovación del aire.

El portal Vivienda Saludable, especializado en la salud del hogar, explica que existen dos tipos de ventilación: la natural, que depende del aire fresco y renovado que se obtiene al abrir las ventanas cada día, o la forzada, que se consigue por medio de elementos mecánicos.

¿Cómo ventilar naturalmente?

Para conseguir una mejor ventilación natural, Vivienda Saludable recomienda:

  • Ventilar su casa por la mañana. Sin embargo, si ello no es posible porque hay obras cerca de su hogar que generan mucho polvo, es mejor hacerlo a media tarde o por la noche.
  • Ventile su hogar por aproximadamente 30 minutos cada día, aunque si estamos en invierno con un mínimo de 10 minutos sería suficiente.
  • Debe ventilar toda la casa, pero hay ciertas habitaciones que necesitan más ventilación que otras. Por ejemplo, los dormitorios, pues al pasar ahí la noche se acumula el CO2 y es necesario eliminarlo.
  • Los baños también deben ser ventilados todos los días. Si este no tiene ventanas, debe secar la humedad que genera el vapor de la ducha para evitar que salga moho.
  • Es importante ventilar también la cocina, pues de esta manera no solo se renovará el aire, sino que se eliminarán los malos olores.

Ventilación forzada

Sin embargo, si por diversos motivos, no es posible ventilar en forma natural existen dispositivos de purificación del aire a los que se puede recurrir. Entre ellos tenemos:

  • Ventiladores: estos aparatos son una buena alternativa para ventilar un ambiente, pues además de su bajo costo, su bajo consumo eléctrico y su fácil manejo, ofrecen una gran variedad de posibilidades, pues hay para colocarse sobre la mesa, en la pared o hasta en el techo. Incluso hay algunos que emiten un aire más frío gracias a los depósitos de agua o hielo que hay en su interior. La desventaja es que solo funciona en espacios reducidos y a temperaturas menores de 30 grados. Por ello, lo mejor es optar por uno que tenga como mínimo tres velocidades de giro, para así poder regular la cantidad de aire.
  • Aire acondicionado: son aparatos más completos que enfrían, limpian y hacen que circule el aire controlando su contenido de humedad. Sin embargo, generan un alto consumo eléctrico y necesitan mantenimiento y limpieza periódica de sus filtros para evitar fallas en su funcionamiento. Además, hay que tener en cuenta que el uso excesivo del aire acondicionado reseca el ambiente y puede afectar las vías respiratorias, los ojos y la piel de las personas.
  • Purificadores de aire: son dispositivos que tienen la capacidad de eliminar los posibles contaminantes existentes en el aire de una determinada zona. Los filtros de estos purificadores pueden eliminar contaminantes como el polvo, el humo, pelos de animales y polen, entre otros, aumentado el confort térmico de un ambiente. Los buenos purificadores de aire también pueden eliminar malos olores. Pero se debe tener en cuenta que estos dispositivos requieren de un mantenimiento y limpieza frecuentes.
  • Campana extractora: es un electrodoméstico que se instala encima de la cocina y cuya función consiste en eliminar la grasa en suspensión y los productos procedentes de la combustión, como el humo, el calor y el vapor de agua. Hay algunas que están conectadas a salidas de aire al exterior y otras que funcionan con recirculación y para las que son necesarios filtros desechables a fin de devolver el aire limpio. Estas últimas son ideales para espacios reducidos, pues se adaptan a cualquier lugar. Además, algunos de los últimos modelos tienen contadores de tiempo y lecturas digitales para facilitar la renovación automática del aire.

Los expertos señalan que si no se dispone de productos para la ventilación mecánica, hay que recurrir a la natural. Para ello, recomiendan que en verano se abran las ventanas para renovar el aire al menos por algunos minutos cada media hora.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí