Inicio Expomotor ¡Pura pinta! Los deportivos menos atléticos

¡Pura pinta! Los deportivos menos atléticos

80
0
Los deportivos menos atléticos

Estos carros, aunque tenían apariencia de ser rápidos deportivos, se caracterizan por sus pobres prestaciones, comparables con las de carros pesados y lentos.

Porsche 914-4 (1969)

  • Motor 4 cilindros de 1,7 litros y 80 HP
  • Aceleración de 0 a 100 km/h: 13,3 segundos
  • Velocidad máxima: 177 km/h

Este modelo es el producto de la cooperación entre las marcas Porsche y Volkswagen. La primera quería un modelo más económico que el 911 y la segunda refrescar la imagen del modelo Type 34, conocido como Karmann Ghia. Pudo nacer con un potente motor, pero los encargados del proyecto decidieron utilizar un motor VW de 80 HP. En Estados Unidos se vendió como Porsche, mientras que en Europa como Volkswagen-Porsche. En versiones posteriores tuvo motores más potentes, de 6 y 8 cilindros, con hasta 300 HP, que sí hacían honor a la marca.

DeLorean DMC-12 (1981)

  • Motor V6 de 2,8 litros y 128 HP
  • Aceleración de 0 a 100 km/h: 10,5 segundos
  • Velocidad máxima: 209 km/h

El único modelo producido por DeLorean Motor Company (DMC) se hizo famoso por ser la máquina del tiempo en la película Volver al futuro. Fue creado por John DeLorean, exvice presidente de General Motors y autor del Pontiac GTO, junto al ingeniero William Collins y al diseñador Giorgetto Giugiaro (de Italdesign). Tuvo que producirse en Irlanda del Norte, donde DeLorean consiguió financiamiento. Tenía carrocería de acero inoxidable sin pintura, puertas de alas de gaviota y una apariencia bastante deportiva, pero el motor PRV trabajado en sociedad por Peugeot, Renault y Volvo que producía 168 HP recibió unos ajustes para ingresar al mercado norteamericano que le hicieron perder potencia. Al parecer 128 HP fueron insuficientes para lograr prestaciones más decorosas. En total se produjeron unas 8500 unidades.

Smart Roadster (2003)

  • Motor 3 cilindros con 0,7 litros y 80 HP
  • Aceleración de 0 a 100 km/h: 10,6 segundos
  • Velocidad máxima: 175 km/h

La versión más deportiva del minicarro Smart usaba el motor original del modelo, con 80 HP, pero que para un pequeño vehículo de 3,5 metros y 790 kilos de peso se traducía en prestaciones regulares. Estaba disponible en 2 versiones: Roadster y Roadster Coupé, con luna  trasera alargada y se fabricaron un poco más de 40 mil unidades durante 3 años, entre 2003 y 2005. Cumplió con las pretensiones de tener apariencia deportiva, pero se priorizó el bajo consumo de combustible a la potencia y las prestaciones.

AC Ace (1953)

  • Motor 6 cilindros de 2,0 litros y 85 HP
  • Aceleración de 0 a 100 km/h: 11,4 segundos
  • Velocidad máxima: 160 km/h

El icónico deportivo Shelby Cobra no nació en los Estados Unidos ni con un poderoso V8 en su interior. El modelo original era un AC Ace, fabricado después de la Segunda Guerra Mundial en el Reino Unido, con un pequeño motor de apenas 85 HP, que para el tamaño del carro y para la época no estaba mal, a menos que se le compare con las versiones posteriores: con motor Bristol de 118 HP, con motor Ford de 167 HP y a partir de 1962 de las manos de Carroll Shelby, que nacionalizó estadounidense al modelo y le puso un motor norteamericano V8 Ford de 260 HP. Posteriormente, fue elevando de a pocos su potencia hasta llegar a alrededor de 500 HP.

Ferrari 208 GTB (1980)

  • Motor V8 con 2,0 litros y 152 HP
  • Aceleración de 0 a 100 km/h: 6,6 segundos
  • Velocidad máxima: 215 km/h

El gobierno italiano aplicó un impuesto a los motores con más de 2000 centímetros cúbicos. Esto obligó al fabricante del cavallino rampante a restarle cilindrada al 308 GTB y poner a la venta una versión “light” del modelo. Así nació el 208 GTB, con el mismo look que su hermano mayor pero con un motor achicado de 152 HP, aunque en la pista tuvo unas prestaciones bastante decentes.

Pontiac Fiero (1984)

  • Motor 4 cilindros de 2,5 litros y 91 HP
  • Aceleración de 0 a 100 km/h: 12 segundos
  • Velocidad máxima: 166 km/h

Fabricado por Pontiac, de General Motors, desde 1984 hasta 1988, el Fiero se convirtió en el 1er. deportivo con motor central producido en serie en Estados Unidos y pese a tener bastante éxito en las ventas, por ser un carro económico y atractivo, tenía un motor que no estaba a la altura de un deportivo que se hiciera respetar: un 4 cilindros de 91 HP, además de estar armado con componentes reciclados de otros modelos de la marca.

Volkswagen SP2 (1972)

  • Motor 4 cilindros de 1,7 litros y 74 HP
  • Velocidad máxima: 160 km/h

Este deportivo desarrollado por la filial brasileña de Volkswagen fue uno de los muchos modelos que nacieron debido a la prohibición de importaciones en ese país. Se produjeron alrededor de 10200 unidades. Por su nombre SP2 se ganó el apodo de Sin Potencia, y eso que había un SP1 de solo 64 HP que no llegó a las 100 unidades vendidas.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí