Inicio Actualidad Especiales El orgullo de la peruanidad

El orgullo de la peruanidad

742
0
Javier Luna Elías

“Y es un derroche de amor, el suelo mío
Y es que es el hijo del sol, el Perú mío
Es un gigante al que arrullan sus anhelos
Bello durmiente que sueña frente al cielo”
(”Bello Durmiente”/Chabuca Granda)

“Yo vengo con la evocación del tiempo pasado, al usar este tema de Chabuca Granda sobre el Bello Durmiente, que es este Perú, que tanto nos tiene en estos tiempos comprometidos en su felicidad. Pero nada es posible si no ocupamos la historia y recuperamos la historia, y ese espacio no debe estar solamente en nuestro corazón, sino en nuestro conocimiento. Para eso existen los museos”. El arquitecto, Javier Luna Elías, destacó en la edición del último domingo de “Noche de Luna”, la trascendental importancia de visitar y conocer los diversos museos de nuestro país, para nutrirnos así de nuestra historia, tradición y cultura, y conocer en su real dimensión el verdadero orgullo de nuestra peruanidad.

“Usted va al museo y reconoce su historia a través de ella. Sabe perfectamente lo que pasó en nuestro país. No podemos repetir los errores, porque también los errores están en el museo. Pero normalmente en los museos lo que se guarda es lo bello, lo extraordinario, lo heroico, lo épico, lo que se ha convertido en el sustento de esta historia”, añadió.

“Qué sería del Perú y del mundo si no existieran los museos. Son la memoria, el repositorio de aquello que hemos hecho los hombres, especialmente los de buena voluntad. Toda la gente que ha hecho cosas maravillosas está en los museos. Las grandes obras están en los museos, y esa la función. Por eso hay que guardar, preservar, conservar para poder demostrarlo. Primero, a nosotros. Yo discuto de los museos que se hacen pensando en los turistas. Los museos son para la gente que habita en el lugar”, indicó Luna Elías.

Tras expresar su deseo porque el Perú recupere el icónico Museo de la Nación, actualmente cerrado, el conductor de Noche de Luna recordó que fue el expresidente, Alberto Fujimori, quien lo convocó para asumir el cargo de director de la referida institución. Resaltó que, pese a que no había “un sol de presupuesto”, con ingenio y buena voluntad, se las arreglaron para salir adelante, y convertir el Museo de la Nación en el protagonista ineludible de la escena cultural de nuestro país.

“Me habló (Fujimori) de una colección de ponchos que él había guardado en el tiempo de su gestión, y que tenía cientos de ellos. Hablamos de hacer un gran poncho a manera de ‘patchwork’, que fue una técnica que usamos también en la época precolombina, de juntar pedazos para hacer un tejido. Dijimos: ¿Por qué no hacemos un gran poncho simbólico, y lo colgamos en el gran hall? Los museos tienen que tener estos atractivos, que hacen posible que la gente venga y se sorprenda, y al sorprenderse descubra la verdad de su cultura, y tenga lo que decía lo que decía la frase: ‘Orgullo de la peruanidad’”, señaló Luna Elías.

Recordó que incluso el Museo de la Nación, que “se hizo pensando en los jóvenes y escolares”, superó a Machu Picchu en afluencia de visitantes. “En dos años fuimos el centro cultural más visitado, el museo más visitado, por una simple razón, porque todos los turistas que iban al Cusco venían acá (al Museo de la Nación). Pero, además, teníamos el ingrediente principal, que eran los jóvenes estudiantes. Hicimos un convenio con el Ministerio de Educación, y todos los colegios venían y traían a sus estudiantes a hacer clases en el Museo de la Nación. No tienen ustedes idea lo bellísimo que era cuando aparecían los colegios, y se iban formando en el gran hall, y en el gran hall iban entrando con los guías a conocer el museo”.

El conductor de “Noche de Luna” evocó la conmemoración  de los 10 años del Museo de la Nación, así como diversas exposiciones que capturaron la atención y asombraron al público peruano y extranjero. Recordó, entre otras, la muestra sobre el perro peruano y nuestro aguardiente de bandera: el pisco, que en ese entonces no ocupaba aún el sitial que actualmente tiene. Además, destacó a las personas que le brindaron su apoyo invaluable y desinteresado, como don Erasmo Wong, Ysabel de Larco Álvarez Calderón, Johny Schuler y Ana María Olaechea.

“Esta gente que se llama mecenas de cultura tiene que existir. Ellos pueden ayudar a que todo llegue a manos de la gente que no tiene  la posibilidad, y en todo tiene que tener, no solamente lo exquisito, sino tiene que haber belleza, tiene que haber dignidad, tiene que haber categoría, que es lo que tiene lo peruano”, aseveró.

Tras invitar a la población a volver a visitar los museos, pero con la responsabilidad lógica que amerita la pandemia, el arquitecto Luna Elías resaltó que, junto a nuestra ex ministra de Cultura, Susana Baca, “soñamos con hacer tres museos”.

“Uno era el museo lítico, para que todos tuviéramos la obligación de ir a Chavín de Huántar, y descubrir junto a estas ruinas un museo exclusivamente de todo el material lítico que guarda el Perú, y que se puede seguir exhibiendo y también cosas contemporáneas. Y un museo de cerámica en Trujillo, que tenemos la ciudad más grande de barro del mundo. Imagínense a eso ponerle un gran museo para exhibir la cerámica maravillosa de este país. Toda ahí puesta, y sería una ruta obligada hacia el norte”, expresó Luna Elías.

“Y la tercera ruta es hacia el sur, para ver los textiles. Porque sabía usted que el desierto de Atacama y el desierto de Ica son los únicos espacios donde no existe humedad. Hay cero humedades. ¿Por qué creen ustedes que el señor Tello descubrió los mantos paracas perfectos? Porque el clima lo permite. Imagínense lo que sería un museo textil en Ica. Hagámoslo, que estamos a tiempo. Lo podemos hacer. Los peruanos unidos podemos todo”, finalizó el conductor de “Noche de Luna”.