Inicio Actualidad Especiales El reto de estudiar en forma virtual

El reto de estudiar en forma virtual

1024
0
Estudiar en casa

El distanciamiento social decretado ante la pandemia obligó al Perú y al mundo a adaptar los contenidos educativos a un nuevo formato, el cual aunque resulta prometedor, aún tiene muchas carencias y desafíos.

El coronavirus lo ha transformado todo y, por supuesto, también ha impactado en la educación. Aunque ningún país del mundo estaba preparado para educar íntegramente desde la casa, desde marzo pasado esto ya es una realidad. En el Perú, más de 8 millones de estudiantes reciben clases en sus hogares a través de medios digitales, radio o televisión y, pese a que la tarea no es nada fácil y aún enfrenta muchos retos, todo indica que la virtualidad ha llegado para quedarse, así que no queda otra que sacarle el máximo provecho.

La ex ministra de Educación Marilú Martens resaltó que, aunque el Ministerio de Educación hace un gran esfuerzo por adaptarse al cambio e implementar cuanto antes el nuevo modelo de educación virtual, ésta todavía “no logra ser equitativa”, pues la mayoría de estudiantes de las zonas rurales no tiene acceso a las plataformas digitales debido a la falta de Internet.

“El cambio repentino de la educación presencial a la modalidad virtual ha puesto en evidencia las grandes brechas que existen en el Perú en acceso a tecnologías, aprendizaje y conectividad digital, sobre todo en las zonas más alejadas y vulnerables”, precisó.

Según cifras del último Censo Nacional de Población y Vivienda 2017, del Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEI), un 72% de hogares peruanos no tiene internet en casa y un 13.9% (más de un millón de hogares) no tiene acceso a Tecnologías de Información y Comunicación (TIC).

Martens sostuvo que cuando la educación virtual sea más democrática, y todos los estudiantes del Perú puedan acceder a ella, será beneficiosa porque se podrá llegar a las zonas más alejadas para cerrar las brechas educativas de manera más rápida. También, se podrá distribuir los materiales educativos a través de las plataformas digitales, reduciendo costos y tiempo.

El economista Diego Macera dijo, asimismo, en el CADE Educativo que con la virtualidad ya no será necesario estudiar y trabajar o vivir en la misma ciudad, pues esta modalidad permite una formación desde cualquier parte y sin límites. Además, este nuevo modelo de educación es una oportunidad para que los estudiantes aprendan a buscar información académica, más allá de Google, y para que interactúen de forma virtual y realicen proyectos audiovisuales.

Crece la inequidad

Sin embargo, la educación virtual en el Perú aún enfrenta muchos desafíos. El investigador del Consejo Nacional de Educación Hugo Díaz refirió que, aunque algunos colegios privados se están adaptando con más rapidez y eficiencia, solo el 30% de estudiantes del país accede a este tipo de escuelas. El 70% de niños y adolescentes peruanos estudia en un colegio público, donde el 55% de los docentes no posee habilidades para usar tecnologías digitales.

“Esa es una gran dificultad, pues el tránsito de una educación presencial a una educación a distancia implicaba que los profesores debían ser capacitados para enseñar en el nuevo entorno y, a su vez, los alumnos debían ser entrenados para aprender de forma autónoma, pero nada de eso se ha hecho”, dijo.

Los docentes han tratado de reproducir en el entorno digital lo que hacía en una clase en vivo y no han logrado una educación a distancia efectiva.

Otra dificultad son los materiales que el Ministerio de Educación ha puesto a disposición de los docentes y alumnos, pues para los expertos mucho de ese material es antiguo, no corresponde a los contenidos aprobados en el currículo nacional y ha resultado insuficiente ante la necesidad.

Y a todo eso se debe agregar que el modelo estatal Aprendo en Casa no permite la interacción de los estudiantes con el maestro y solo ofrece dos horas de clases al día, lo que es insuficiente considerando las seis horas que recibían en la enseñanza presencial.

“Todo esos factores hacen que actualmente no haya un equilibrio en la enseñanza de las diferentes materias, pues los niños y adolescentes pueden estudiar matemáticas hoy y no volver a ver el tema hasta dentro de dos o tres semanas. Aún hay un desorden curricular que se debe ajustar y corregir con urgencia para el año siguiente”, anotó Díaz.

Martens sostuvo que para que el modelo virtual funcione lo fundamental es que se trabaje en democratizar el acceso a la tecnología digital.

Los retos pendientes

Aunque el gobierno ha anunciado que en octubre próximo se iniciará la distribución de 1 millón 56,430 tabletas entre estudiantes y docentes de los colegios públicos, para la ex ministra eso no basta. “Es importante que los materiales tecnológicos vayan acompañados de una propuesta pedagógica con contenidos audiovisuales, interactivos, atractivos e interesantes que permitan los logros de aprendizaje entre los estudiantes”, aseveró.

Díaz agregó que también sería oportuno que las autoridades inviertan para financiar un plan de datos para los profesores y para los estudiantes de las escuelas públicas y de las familias más pobres, que se fortalezcan las competencias profesionales y digitales de los docentes y que se ponga en marcha una estrategia de nivelación, a fin de que los estudiantes recuperen los aprendizajes perdidos en este año.

Pese a que la enseñanza presencial por ahora no es una opción para las escuelas peruanas, los expertos apostaron porque más adelante se pueda implementar un sistema híbrido, que combine lo virtual y lo presencial, pues indicaron que los estudiantes, y sobre todo los niños pequeños, necesitan para su aprendizaje espacio, contacto y relación con otros estudiantes y con sus maestros.

“Lamentablemente en el Perú muchos padres, ante la situación económica actual, ya no consideran obligatoria la educación inicial y están optando por esperar a que el niño empiece estudiando la primaria. Eso es un retroceso en la educación peruana, pues ya se había logrado universalizar la educación de niños de 5 años y estábamos muy avanzados en la educación de niños de 3 y 4 años”, explicó Hugo Díaz.

El experto agregó que otro componente importante que no debe ser desatendido por las autoridades es el de las familias que han asumido la tarea de acompañar y apoyar a los estudiantes en esta nueva modalidad de educación virtual. “El enfoque de competencias actual es muy complejo, no basta con adquirir conocimientos sino que hay que aplicar esos conocimientos y desarrollar una serie de aptitudes personales que servirán al estudiante para su inserción en el trabajo, por eso muchas familias no están en la capacidad de poder ayudar a sus hijos”, advirtió.

Al respecto, Susana Díaz, educadora y gerente general de la Asociación de Colegios Particulares Amigos (Adecopa), que también participó en el CADE Educativo, mencionó que para promover el aprendizaje a lo largo de la vida en los niños y adolescentes es necesario implementar planes de capacitación, acompañamiento y monitoreo de la labor docente que estén orientados a promover la autonomía de los escolares.

Mientras las autoridades trabajan en ello, la educadora dio una serie de recomendaciones a los padres de familia que en las circunstancias actuales han asumido la tarea de apoyar y supervisar el proceso educativo de sus hijos en casa:

  1. Acompañe el desarrollo de sus hijos con una disciplina positiva de ánimo y refuerzo de logros, no de regaño porque eso podría convertir el aprendizaje y estudio en algo tedioso para los estudiantes.
  2. Ayude a organizar y planificar los tiempos de estudio de los niños, haciendo un horario y cumpliendo rutinas que involucren desde el cuidado personal hasta poner en marcha ciertas habilidades para resolver sus tareas y proyectos.
  3. Este atento a los avances académicos de sus hijos y mantenga contacto con los profesores para resolver cualquier situación particular que se pudiera presentar.
  4. Si hay problemas serios en casa, busque apoyo profesional. En Aprendo en casa hay una serie de herramientas, recursos y links para buscar ayuda y resolver problemas. Puede ver las opciones aquí: https://aprendoencasa.pe/#/orientacion/orientation.families.group.family/resources
  5. Cree en casa espacios para el relax, la tertulia y el compartir con sus hijos. Pueden leer cuentos, charlar en la sobremesa familiar y hablar de las situaciones de la coyuntura actual o realizar los quehaceres de casa juntos, pues eso enriquece los aprendizajes.

Cifras

  • Según cifras oficiales del Ministerio de Educación, en el 2019 había un total de 8.2 millones de alumnos en la educación básica.
  • El 25% de los alumnos (2.1 millones) se encuentra en colegios privados. La mayor parte de ese alumnado está en Lima.
  • Debido a la pandemia, ya se han realizado 110,000 traslados de escuelas privadas a públicas y hay 125,000 solicitudes de padres de familia que aún no han sido atendidas.
  • Según la Asociación de Colegios Privados del Perú, unos 2,000 colegios privados han sido afectados por la crisis económica.