Inicio Actualidad ¿Está su familia preparada para un terremoto?

¿Está su familia preparada para un terremoto?

2441
0
Preparados ante un sismo

Los expertos advierten que la gran acumulación de energía en la zona central del país podría causar en cualquier momento un sismo de magnitud 8,5. Siga las recomendaciones para elaborar su plan de prevención y que los desastres no lo agarren desprevenido.

El Perú tiembla todos los días. De acuerdo a los datos del Instituto Geofísico del Perú (IGP), en el país se registran entre tres y cuatro sismos diarios que no son percibidos por la población. Sin embargo, eso demuestra que nuestro territorio se encuentra en una zona altamente sísmica y existe la probabilidad de que en cualquier momento ocurra un gran terremoto. ¿Los peruanos estamos debidamente preparados para ello?

Las autoridades señalan que tras el fuerte sismo que hace unas semanas azotó Mala y causó escenas de pánico en la capital, la población demostró que, pese a las múltiples recomendaciones, no está lista para enfrentar un desastre mayor.

El presidente del IGP, Hernando Tavera, advirtió que debemos estar preparados, pues la costa peruana puede estar próxima a presentar un gran sismo de 8,5 de magnitud.

Según Tavera, los datos obtenidos por el IGP demuestran que una extensa área de la costa peruana viene acumulando por más de 270 años una gran deformación, la cual, en cualquier momento se relajará y desencadenará un evento sísmico de gran magnitud con altos niveles de sacudimiento del suelo. Además, ese escenario crítico generaría un tsunami en la costa central de país.

Las posibles zonas afectadas por este evento sísmico podrían ser la región Lima y el centro del país, específicamente Áncash e Ica, y también las costas de las regiones Moquegua y Tacna.

El peligro en Lima y Callao

De acuerdo con el informe ‘Escenario sísmico para Lima Metropolitana y Callao: sismo 8.8’, elaborado por el Instituto Nacional de Defensa Civil (Indeci), en esta parte del país se estima que un total de 184 distritos se verían expuestos a movimientos sísmicos con intensidades superiores a una magnitud 8, lo que afectaría a más de 10 millones de habitantes y dos millones de viviendas, donde habría destrucción y efectos secundarios.

El estudio señala que los distritos con más riesgo de ser afectados por un desastre de este tipo son Puente Piedra, Carabayllo, Ventanilla, Callao, Comas, San Juan de Lurigancho, Rímac, Santa Anita, Cercado de Lima, El Agustino, Villa María del Triunfo, Chorrillos, Villa El Salvador, San Juan de Miraflores y Lurín.

La decana del Colegio de Arquitectos de Lima, Lourdes Giusti, señaló que muchas de las viviendas que se ubican en estos distritos han sido autoconstruidas y presentan una alta vulnerabilidad a desastres naturales debido a que son consecuencia de un crecimiento informal, precario y sin planificación.

“Al ser autoconstruidas, las viviendas no tienen buenos cimientos; se han levantado en las faldas de los cerros sin las medidas de seguridad adecuadas ni los espacios seguros para evacuación, haciendo que hoy en día estén en un riesgo sumamente alto”, advirtió.

Alerta temprana

Para prevenir un desastre mayor, el IGP está implementando en la costa del país el proyecto de Sistema de Alerta Sísmico Peruano (Saspe), el cual podría avisar con segundos de anticipación la ocurrencia de un temblor de gran magnitud en la zona costera.

Tavera explicó que el sistema es similar al que usa México y consiste en la instalación de 106 sensores a lo largo de la costa, los cuales, cuando ocurra un sismo, registrarán las ondas en forma temprana y evaluarán si se trata de un movimiento de mayor o menor magnitud. En base a ello, se enviará una señal de radio, que activará sirenas y transmitirá una alerta.

“Esto brindará un margen de tiempo para que la población tome medidas preventivas, pero antes de su funcionamiento al 100%, habrá ensayos y se preparará a la ciudadanía para su buen uso”, dijo. Aunque el proyecto estuvo paralizado debido a la pandemia, se estima que para el primer trimestre del 2022 pueda empezar a operar para detectar en forma temprana la ocurrencia de un sismo.

Indeci espera inaugurar este 28 de julio, en Lima, la primera sirena de alerta antisísmica, con la cual podríamos ser notificados de un sismo segundos antes de que empiece.

El proyecto contempla la instalación de sirenas en todas las jurisdicciones del Perú, aunque en una primera etapa se han priorizado 114 distritos que se ubican en la costa.

Falta conciencia sísmica

Sin embargo, teniendo en cuenta que en la mayoría de los casos estos desastres naturales no avisan, Indeci señala que lo mejor es prevenir y que la población conozca exactamente lo que se debe hacer para ponerse en resguardo rápido ante la ocurrencia de una emergencia.

En Tokio (Japón), por ejemplo, donde la ocurrencia de terremotos es frecuente, sus ciudadanos están acostumbrados a los simulacros de emergencia y a convivir con los planes de seguridad desde muy temprana edad. Por eso, ante la ocurrencia de algún sismo toda la gente se esconde de inmediato bajo la mesa, evacua en forma ordenada y en sus casas tienen preparada una mochila con artículos de primera necesidad.

El Gobierno de ese país suele instruir a la población sobre las recomendaciones a seguir en caso de desastres. Incluso hay centros de aprendizaje en el que se enseña cómo actuar durante este tipo de situaciones y los medios de transporte público tienen protocolos de prevención, que incluyen una red de suministros de emergencia, con botellas de agua y mantas para miles de personas, además de baños portátiles y otros utensilios de primera necesidad.

Aurora Zegarra, especialista en gestión de riesgo y desastres de la Oficina de Defensa Nacional, señaló que en el Perú también existen protocolos sobre la gestión de riesgos de desastres que están a cargo de las municipalidades e Indeci. Se organiza simulacros de sismo de manera regular, pero el problema está en que la población no participa de manera activa porque no ha interiorizado la importancia de estar preparado ante la posibilidad de que se presente una emergencia real.

“Por eso en el último sismo, hemos visto que la gente no ha sabido reaccionar. Salieron a las calles corriendo y sin mascarilla, muchos se dieron cuenta que no tenían sus mochilas de emergencia listas y que no sabían en qué momento o por dónde evacuar. El sistema falló porque no había preparación”, indicó.

¿Qué hacer en la familia?

Frente a esa situación, los expertos dieron una serie de recomendaciones para que las familias se organicen y sepan cómo actuar en caso de una emergencia:

– Establezca si su hogar es resistente a un sismo y, si no lo es y tiene posibilidades, coordine con un profesional la forma de reforzar la vivienda o una parte de ella, como las columnas o vigas.

– Recuerde que cuando el sismo es muy fuerte no debe evacuar hasta que este haya terminado, pero no debe quedarse en cualquier lugar. Hay que hacerlo en una zona segura con estructuras firmes, como cerca de una columna o de la caja del ascensor.

– Si el terremoto le permite caminar, continúe avanzando con tranquilidad hacia la salida.

– Al salir tenga a la mano una mochila de emergencia que contenga agua, alimentos no perecibles, prendas de abrigo, mantas polares, barras de chocolate o energéticas, alcohol o alcohol gel, guantes y mascarillas para toda la familia. La mochila no debe pesar más de 20 kilos y si es una familia numerosa se recomienda una mochila por cada dos integrantes del hogar. Vea nuestra nota acerca de lo que debe incluir la mochila de emergencia y el botiquín de primeros auxilios (https://sorprendete.pe/actualidad/mochila-de-emergencia-y-botiquin-de-primeros-auxilios-siempre-listos/)

– Determine con su familia quién es la persona más serena, para que durante la emergencia pueda encargarse de organizar la evacuación, abrir la puerta, bajar la llave del sistema eléctrico o apagar la cocina si está prendida.

– También es muy importante asignar roles: quién se encargará de cargar la mochila de emergencia, de sacar las mascotas, de ayudar a la abuelita, etc.

– Establezca las rutas de evacuación segura y asegúrese de que en el camino no haya obstáculos que impidan o dificulten el paso.

– Elabore un plan familiar que incluya cómo ponerse en contacto con otros miembros de la familia y dónde reunirse tras la emergencia.

– Ensaye en cualquier momento del día y, sin previo aviso, la ruta por la cual tiene planeado evacuar.

– Tenga a la mano los números de emergencia como: los bomberos 116, la Cruz Roja (01) 2660481 y el Sistema de Atención Móvil de Urgencia (SAMU) 106.

– Si tiene mascotas, es recomendable ponerle un collar con su nombre y dirección para evitar que se pierda.

Medidas de salud

Hernando Villarreal, médico especialista en emergencias, señaló que en caso de un desastre u otra emergencia es posible que la atención médica esté restringida. En ese caso, debe tener en cuenta lo siguiente:

– Incluya un botiquín de primeros auxilios con algodón, gasa, alcohol, jabón, tijeras, curitas, termómetro, agua oxigenada, un oxímetro y un antipirético, como panadol.

– Si una persona tiene COVID-19 y está en aislamiento, pero debe evacuar, puede salir sin olvidar ponerse la doble mascarilla. Al regresar no debe olvidar lavarse las manos.

– Ante posibles sangrados es muy importante hacer un torniquete para evitar la pérdida de sangre. Por eso, el botiquín de emergencia debe incluir vendas elásticas, ya que estas sirven para hacer una buena compresión. En este caso el vendaje debe ser lo más apretado posible y en la parte más cercana al tórax. Eso mantendrá a la persona estable hasta que llegue la ayuda especializada.

– Ante una pérdida de conocimiento, debe tumbar a la persona y comprobar que respira y tiene pulso. De ser así, acuéstelo de costado y con las piernas levantadas. Si se trata de un paro cardiaco debe realizar las maniobras de reanimación cardiopulmonar.