Inicio Actualidad Noticias ¿Cómo afrontar la angustia de los adolescentes en cuarentena?

¿Cómo afrontar la angustia de los adolescentes en cuarentena?

630
0
Adolescentes

Varios meses han transcurrido desde que iniciamos la cuarentena y cada vez son más los adolescentes y jóvenes adultos que consultan con terapeutas sobre la ansiedad, la angustia y el estrés.

Los padres que han solicitado apoyo psicológico durante este tiempo, han reportado mayores casos de indisciplina y mala conducta de sus hijos. Para Patricia Espinoza, psicóloga de Innpares, es importante entender primero que la adolescencia es una etapa de muchos cambios, con una población que va más o menos entre los 10 y 19 años, es decir desde el final de la niñez hasta el inicio de la juventud.

“Como la adolescencia es una etapa de rebeldía, les ha costado asumir la imposición de esas reglas de cuidado, solidaridad y protección. Muchos han sentido que los están castigando y que se les impide relacionarse con sus amigos que son más cercanos en esta etapa de sus vidas; que se sienten extraños dentro de su propia casa”.

Sin embargo, añadió, que todos han tenido un común denominador: la incertidumbre, el no saber qué va a pasar o venir después, y también una sensación de invulnerabilidad, pensar que la pandemia no los va a afectar, una característica muy propia de la adolescencia.

¿Qué podemos hacer?

Los padres deben permitir que los hijos desarrollen sus propias ideas, que muchas veces no serán similares a las de sus padres, pero que eso no debe interpretarse como una falta de respeto. 

“Hay que dejar que los hijos se desarrollen en su real naturaleza, aceptando sus características propias. Los hijos no serán como yo quiero. Si desde que eran pequeños me he ido vinculando sanamente con ellos, tomando en cuenta sus opiniones y decisiones, cuando llegue la adolescencia no habrá mayores problemas. Si hay algo positivo de esta convivencia obligada es que ha demostrado cómo son los tuyos. A las personas se les conoce de verdad en situaciones de alto estrés: sí son capaces de salir adelante, si se derrumban. Esta situación nos ha permitido observar en su real dimensión a nuestras parejas y a nuestros hijos”, anotó.  

Es así como algunos chicos que creían que su casa no era lugar para compartir se dieron cuenta que su madre sí está dispuesta a oírlos, que hay apertura; que su padre puede jugar playstation con ellos, que no son desacreditados, que por el contrario son respetados, escuchados, situaciones que sin duda van a enriquecer la relación emocional dentro de la familia.

Habrá adolescentes con mucha ansiedad o no, otros quizás con baja autoestima o con gran necesidad de reconstruir vínculo con sus padres que fue involuntariamente dañado por la “híper presencia” en más de cien días de convivencia. Otros estarán estresados (o no tanto) y otros tantos con tristeza o alegría, por qué, por la llegada del final de una cuarentena estricta. Otro mundo les espera, con lo bueno y lo malo nuevamente.

Fuente: Andina