Inicio Actualidad Noticias Reconozca si su mascota está estresada o nerviosa

Reconozca si su mascota está estresada o nerviosa

920
0

Si advierte señales de estrés en perros y gatos y tenga en cuenta estos consejos para que recuperen su tranquilidad.

¿Su perro no para de correr de un lado a otro dentro de su casa? ¿Ha perdido el apetito o ladra y gruñe sin causa aparente? ¿Su gato se comporta extraño? ¿Se lame más de lo habitual o ha comenzado a orinar o defecar fuera de su arenero?  Ponga mucha atención pues estos cambios de conducta podrían ser señales de que su mascota está estresada.

El estrés es una respuesta automática del organismo ante cualquier circunstancia que constituya una amenaza o peligro. Los animales no son inmunes a situaciones estresantes, por eso, si son sometidos a emociones fuertes, su comportamiento se puede afectar. Existen numerosos motivos que pueden causar estrés en un animal, como por ejemplo el excesivo ejercicio físico, el calor, traumatismos, el destete temprano, el dolor, el hacinamiento, el confinamiento o los cambios de rutina. Precisamente, este último factor se ha intensificado en los últimos meses debido a la nueva convivencia por el coronavirus, que ha llevado a los dueños de mascotas a trabajar desde casa y estar presentes las 24 horas del día junto a sus animales.

Es mejor prevenir

Aunque los expertos señalan que el estrés en pequeñas dosis puede ser beneficioso porque permite que las mascotas se adapten a nuevas situaciones o cambios en el hogar, también puede ser perjudicial, pues si la condición no es atendida y es muy intensa o se prolonga por mucho tiempo, puede desencadenar cuadros más severos de agresividad, ansiedad e hiperactividad, entre otros.

Por eso, es importante que reconozca las señales que indican que su mascota está estresada. Aunque esta condición no es fácil de determinar porque implica un conocimiento más profundo de la psicología animal, puede sospechar si su perro o su gato ha perdido el apetito, bosteza excesivamente, pierde el pelo, se lame o se rasca compulsivamente, lloriquea, tiene las patas sudorosas, disminuye su actividad o presenta diarreas, vómitos, problemas en la piel o miedos irracionales.

Los veterinarios advierten que si tu engreído presenta alguna de estas características es importante reaccionar a tiempo, observando el comportamiento de su mascota, respetando su espacio, sacándola a pasear o incorporando actividades dentro de la casa para mejorar su salud física y emocional. Lo recomendable son cuatro sesiones de juegos al día, de 10 minutos cada una.

En el caso de los perros, puede esconder en la casa pequeñas porciones de comida para que al buscarlo haga actividad física, agudice su olfato y ejercite su intelecto. Pero también es muy importante incrementar los paseos y el ejercicio físico, así como establecer rutinas.

Si su mascota es un felino puede arrojar una bola de lana para hacerlo correr y así quemar grasa mientras que agudiza sus reflejos. Tenga en cuenta que los gatos son animales territoriales, por eso es primordial permitirle pasar tiempo en lugares de la casa donde pueda ser ignorado; y sería ideal si le puede implementar una zona de refugio.

Pero si usted ha probado diversas actividades y su mascota no cambia su conducta, es mejor buscar ayuda profesional.