Inicio Destinos Disfrute la fiesta de la Virgen de la Candelaria desde casa

Disfrute la fiesta de la Virgen de la Candelaria desde casa

1951
0
Fiesta tradicional

Nada detiene la fiesta de la Virgen de la Candelaria, la más importante del Altiplano, que ahora se adapta a la nueva normalidad.

La fiesta de la Virgen de la Candelaria ya es un emblema de Puno y del Perú. Se celebra todos los años y la fecha varía entre los últimos días de enero y los primeros días de febrero. Aunque este año la celebración será distinta y sin fiesta ni danzas coloridas por el COVID-19, la devoción y el carácter religioso y cultural no se han perdido y ahora usted podrá disfrutarlos desde casa.

Si bien este año se han suspendidos todos los concursos de danzas y desfiles con trajes deslumbrantes, no pasa lo mismo con el recorrido de la ‘Mamita’. Por supuesto, no habrá procesión, pero el 2 de febrero la imponente imagen de la Virgen pasará en un vehículo por la zona norte de la ciudad y el 9 de febrero hará lo propio por la zona sur.

Además, por primera vez, la santa imagen visitará las islas flotantes de Los Uros con el fin de acercarse a un mayor número de devotos y evitar aglomeraciones innecesarias. La buena noticia es que todo será televisado y trasmitido por las redes sociales para que lo disfruten desde casa. Podrá participar en la misa principal prevista para las 8:00 a. m. del 2 de febrero, la cual se realizará en forma remota desde la Basílica menor de la Catedral de Puno. Igualmente, los oficios religiosos de las vísperas de octava, que se realizaban cada 8 de febrero en el santuario de la Virgen, se transmitirán mediante las redes sociales a partir de las 8:00 p. m.

Fiesta tradicional

La fiesta de la Virgen de la Candelaria ha sido declarada Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad por la Unesco en 2014 por ser una de las más grandes e importantes manifestaciones culturales, musicales y dancísticas del Perú. La distinción fue dada por la cantidad de símbolos y manifestaciones artístico-culturales propias de las culturas quechua, aimara y mestiza del Altiplano, que mezclan elementos religiosos y tradicionales; así como por el gran volumen de personas que suele participar en su realización.

Es que la fiesta, organizada por la Federación Regional de Folklore y Cultura de Puno, agrupa cada año más de 180 conjuntos que reúnen unos 100 mil danzarines y 10 mil músicos; además de las 35 mil personas, entre bordadores, artesanos y otros maestros que confeccionan los fastuosos vestuarios y máscaras que se usan en la fiesta.

Se dice que la imagen de la virgen fue tallada en 1578 por el devoto indígena Tito Yupanqui, quien intentó representar a la Virgen María y a la Pachamama para simbolizar la pureza y la fertilidad.

La celebración dura 18 días, durante los cuales hay eventos religiosos y se presentan más de 200 danzas folclóricas que incluyen la morenada, la diablada, los sikuris, la waca waca y el kajelo, entre otros. La atracción principal es el concurso de danzas en trajes de luces, donde los participantes exhiben lo mejor de su arte y van ataviados de trajes deslumbrantes. Luego, la fiesta continúa en las calles puneñas con la Gran Parada y Veneración a la virgen, en un recorrido de tres kilómetros llenos de alegría, devoción y folclore. Lamentablemente este año, por la pandemia, todo ha quedado solo en el recuerdo.

Dato:

Puede seguir el evento a través de la página de Facebook de la Federación Regional de Folclore y Cultura de Puno en: https://www.facebook.com/frfcpuno.org.pe