Inicio Destinos Estampas de la Navidad peruana

Estampas de la Navidad peruana

740
0
Navidad peruana

Conozca las danzas, tradiciones y festejos con los que los pobladores de los diversos rincones del Perú celebran la llegada del Niño Jesús.

El Perú es un país muy diverso; una suma de tradiciones, culturas y lenguas, cuya heterogeneidad  se refleja incluso en la Navidad. Aunque todos los peruanos compartimos la alegría de celebrar una de las festividades religiosas más importantes del año, en los distintos rincones del Perú la fiesta se vive de manera diferente: hay una variedad de danzas, comidas, tradiciones y festejos que, pese a todos los problemas, se mantienen vigentes.

Aunque en esta oportunidad la celebración no será igual que siempre, estas tradiciones seguirán vivas porque ya forman parte de la cultura peruana. Y para que sigan presentes en la memoria de todos, aquí hacemos un recuento de algunos de los festejos más importantes que se suelen realizar con ocasión de la fiesta navideña y que cada año llenan de alegría, magia y color los hogares peruanos.

La feria de Santurantikuy

Cada 24 de diciembre, la Plaza de Armas del Cusco se convierte en el mercado artesanal más grande del Perú, y abre sus puertas para que cientos de artesanos expongan lo mejor de su arte. Se trata de la feria Santurantikuy, que significa “venta de santos”, la cual se remonta a los años en que los españoles consolidaron su presencia en el Perú e impusieron la religión Católica. Esta peculiar feria reúne cada año a más de 800 de los mejores artistas, quienes ofrecen sus exclusivos productos de imaginería, cerámica, tallas de madera, retablos, trabajos en cuero y otras manualidades con temas alusivos a la Navidad. Los pobladores locales y los turistas pueden encontrar allí una gran diversidad de figuras de santos y nacimientos y, por supuesto, el venerado niño Manuelito, que parece tener piel de indio.

Las pastoreadas de Ucayali

Las pastoreadas son un festival que se celebra en honor al nacimiento de Jesús cada 23 de diciembre en Ucayali. Como parte de la celebración, diversos grupos de personas vestidos de ángeles y pastores, así como personajes míticos de la selva, recorren la ciudad al son de danzas típicas y villancicos amazónicos. Las comparsas, compuestas por 25 o más personas bailan, mientras tocan el tambor y hacen sonar silbatos y panderetas. El recorrido pretende simular la ruta de la estrella de Belén, que guía a los pastores al encuentro con Jesús en el pesebre.

La Navidad mística en Puno

Puno tiene una forma singular de celebrar la Navidad. En esta región aún está vigente la peculiar tradición de emplear las hojas de coca para pronosticar el futuro, actividad que se puede apreciar en las ya acostumbradas ‘Ferias de los niños’, donde se venden los nacimientos tradicionales y en especial la imagen del niño Jesús. En otras partes del departamento, como en Pucará, la fiesta de adoración al niño dura 8 días. Empieza el 23 de diciembre, cuando la población y los devotos entregan juguetes a los niños que habitan en las comunidades alejadas. La fiesta sigue con una gran celebración al ritmo de las orquestas musicales que se reúnen en la Plaza de Armas, luciendo sus bellos trajes de luces y autóctonos para llevar en procesión y adorar al Niño Dios.

La Navidad negra de El Carmen

La herencia cultural de Ica, ligada a las poblaciones afrodescendientes, se hace presente también en la Navidad, no solo a través de la gastronomía, con los platos típicos y los dulces de la zona, sino por medio de la música y sus celebraciones. En esta parte del país, las costumbres de Navidad están influenciadas por la cultura afro. Por ello, ya es una tradición que la población afroperuana represente el nacimiento en vivo, actividad que se ha denominado la Navidad Negra. Esta se lleva a cabo todos los años en el distrito de El Carmen, donde el homenaje al Niño Jesús se realiza al ritmo del zapateo.

La huaylía, danza para el niño Dios

La huaylía es una danza característica del sur de la provincia de Huaytará, en Huancavelica, que es practicada en Navidad en diferentes comunidades y anexos de los distritos de Querco, Laramarca, Santiago de Quirahuara, Ocoyo, San Isidro y Córdova. La danza, que combina la profunda religiosidad y veneración en torno al nacimiento del Niño Jesús, ha sido declarada Patrimonio Cultural de la Nación y se caracteriza por la alegría de las comparsas que están formadas por tres tipos de actores: autoridades rituales, bailarines y músicos. Después de estos vienen los caporales, personajes cómicos que destacan por sus bromas y el uso de un tono de voz agudo e impostado.

Los negritos de Huánuco

Esta es otra danza en honor al Niño Jesús que relata la historia de los esclavos que en tiempos antiguos eran liberados en la víspera de la Nochebuena hasta el 6 de enero. Ellos aprovechaban esos días para visitar las zonas donde vivían las familias pudientes y las iglesias, donde bailaban y bebían celebrando que, por unos días, no tenían las cadenas de sometimiento. Tras la abolición de la esclavitud, las cofradías se mantuvieron con vida y el movimiento artístico se convirtió en una tradición que se repite entre el 1 al 19 de enero de cada año. En esa fecha, afroperuanos, mestizos y blancos se unen, con máscaras e impresionantes trajes, para danzar y honrar al Niño Jesús en Huánuco.

A falta de reuniones con familiares y amigos, hoy puede celebrar conociendo más del Perú y compartiendo la alegría de tan importante fecha, sintiendo el orgullo de las tradiciones peruanas que nos devuelven a nuestras raíces.