Inicio Estilo y Vida Engría a sus pies: ¡exfólielos e hidrátelos!

Engría a sus pies: ¡exfólielos e hidrátelos!

1856
0
Exfoliación e hidratación de los pies

Expertas enseñan una efectiva rutina casera para mantener los pies sanos y suaves. 

No porque en los meses de frío los pies no se exhiban, se tiene la licencia de tenerlos descuidados. Todo el año, por temas de salud de la piel, los pies deben lucir tersos y sentirse suaves. Y para esto, la exfoliación e hidratación son claves. En esta nota, expertas cuentan cómo cuidar y mimar los pies sin salir de casa.

Exfoliar con cremas y sales

Este paso es muy importante porque permite eliminar las células muertas de la piel. “Si los pies no se exfolian, con el tiempo, la epidermis (capa externa) empezará a lucir seca y agrietada, y esto provocará picores muy molestos, además de la presencia de hongos y bacterias”, cuenta la dermatóloga Alessia Pinal. Otro punto positivo de la exfoliación es que consigue que la piel esté más receptiva a la cosmética hidratante que se aplicará después de este paso.

¿Y cómo exfoliar? Usando cremas o sales exfoliantes específicas para esta zona del cuerpo. “Estos productos se aplican con movimientos circulares, siempre sobre los pies húmedos, y se retiran con agua tibia después de cinco minutos de masaje”, cuenta la experta, quien sugiere realizar esta acción de una a dos veces a la semana, según las necesidades de los pies.

En Kallma, tienda de belleza ubicada en Plaza Norte, se vende una crema que, además de exfoliar, desinflama y suaviza los pies, pues contiene extracto de malva, aceite de almendras y glicerina. Y en Premier Sea Dead, que se encuentra en ambos malls, una sal exfoliante del mar muerto, que ayuda a eliminar a la perfección la piel muerta, mientras aporta suavidad a los pies.

Y para mejores resultados, se puede emplear guantes exfoliantes o una esponja vegetal, y para pies con durezas (callosidades), una piedra pómez. Estos productos se venden en Jardín del Zen, en Mall del Sur.

Para desinflamar y relajar: en agua caliente agregue un puñado de sal o media tapa de vinagre de manzana, y remoje los pies en esta solución por quince minutos.

Hidratar con cremas, geles o aceites

Después de la exfoliación o de la ducha, es el momento de hidratar los pies. Esto, explica la cosmiatra Karina Melgarejo, “permite fortalecer la piel, además de volverla tersa y suave”. Para esto, lo mejor es usar cremas, geles o aceites a base de glicerina, aloe vera, extracto de avena u otros humectantes y suavizantes naturales, y que contengan, también, componentes como el romero o el mentol, que aportan sensación de frescura a los pies. Estos productos se encuentran en Derma Shop y Ésika. 

Por último, sugiere la experta, “de noche, se debe aplicar sobre los pies uno de estos hidratantes y cubrir con medias de algodón, para que el calor potencie el efecto suavizante”. El secreto para unos pies lindos es tarea fácil.