Inicio Estilo y Vida Feng Shui en la cocina: cómo obtener un correcto flujo de la...

Feng Shui en la cocina: cómo obtener un correcto flujo de la energía

Si quieres organizar mejor tu cocina y rodearte de buena energía, sigue estos principios; harán que renueves un espacio vital y que te sientas mejor.

1313
0
Buena energía en cocina

La cocina es parte esencial de la casa. No sólo porque ocupa una ubicación privilegiada, sino porque se ha convertido en el centro del hogar. Allí se cocina, se come, se pasa el rato y se acude a ella regularmente a “picar” algo. Por lo tanto, necesita algún tipo de organización, y qué mejor que aplicar el Feng Shui.

El Feng Shui es una filosofía china que se basa en encontrar el equilibrio y aportar energías positivas a los lugares que habitamos. Según esta disciplina, la distribución armónica del espacio puede ejercer una influencia positiva en las personas que lo ocupan. Para que eso ocurra, hay que aplicar una serie de principios a cada lugar específico de la casa.

Beneficios del feng shui

Son muchas las personas que reconocen que aplicar el Feng Shui en su vida cotidiana les resulta positivo y beneficioso, pues el correcto flujo de la energía vital influye directamente en su salud y bienestar. 

Otros refieren que con la correcta práctica del Feng Shui podemos mejorar nuestro estado de ánimo y nuestras relaciones con las personas con quienes convivimos. Incluso, solucionar problemas para dormir o hasta el estrés y la ansiedad.

Guía para la cocina

Según el Feng Shui, la cocina debe ser el centro de la casa y tener el flujo correcto de energía. Ello se consigue ordenando y equilibrando los cinco elementos: fuego, madera, agua, tierra y metal. Para lograr un equilibrio adecuado ten en cuenta estos consejos:

  • La orientación. Según el Feng Shui la cocina debería orientarse hacia el sur y quedar cerca de la entrada a la casa, pero sin que desde la puerta se vea su interior. Además, la puerta del baño no debe quedar enfrentada a la de la cocina, pues eso debilita la energía.
  • Los muebles. Para que la energía en este espacio fluya correctamente las mesas deben ser ubicadas de manera que el cocinero no quede de espaldas a la puerta. Igualmente, la ventana no debe quedar frente a la zona de cocción. 
  • Usar la madera. Si la zona de agua (fregadero, lavavajillas o frigorífico) está junto a la zona de fuego o hay muy poca separación entre ellos, debes usar la madera o un elemento de tierra, como una planta, para que el agua no disminuya la energía del fuego.
  • Espejo. Si este se coloca en la pared frente a los fuegos, permitirá duplicarlos y, con ello, aumentará el flujo de energía y prosperidad.
  • Los electrodomésticos. Lo ideal es que estos implementos no estén enfrentados entre sí ni bajo la ventana porque representan debilidad frente a las energías negativas. 
  • Los colores. Debido a que la cocina pertenece al elemento fuego del Feng Shui, el mobiliario no debe ser rojo porque habría un exceso de fuego. Se debe evitar el negro y el azul porque son colores fríos y apagan el fuego. Lo ideal son tonos y acabados cálidos.
  • Comodidad y funcionalidad. En la cocina debes tener las cosas a la mano y usar lo que tengas. Aquello que no uses, se considera un trasto y no genera buena energía. Además, se debe evitar los excesos porque no dejan fluir la buena energía.
  • El orden y la limpieza. Cada cosa ha de estar en su lugar y todo debe estar ordenado y limpio después de ser usado. Guardar cada cosa limpia para que el interior se mantenga impoluto.
  • Plantas aromáticas. Si las colocas en la ventana, atraen energía y dejan que fluya. Eso sí, el exceso de plantas también puede obstaculizar la prosperidad.
  • Mobiliario para compartir. Se considera muy beneficioso que la cocina cuente con un office, una mesa, una barra o cualquier otro espacio para sentarse a compartir. Eso motivará el encuentro de personas, la armonía y la creatividad.
  • Accesorios y decoración. Todos los elementos vinculados a la alimentación y usados en la decoración, incrementan la energía positiva y atraen la abundancia. Las plantas y cualquier motivo inspirado en ellas también es sinónimo de prosperidad.
  • La calma. Es importante hacer de la cocina un lugar tranquilo, sobre todo si se come en ella. Evita la radio o televisión, ya que no propicia una buena conversación.
  • Vaciar la basura cada día. Es indispensable mantener el cubo de basura limpio y fuera de la vista. Hay que deshacerse de los alimentos que se han caducado para no interrumpir la buena energía.
  • Que todo funcione. Una cocina que no funciona bien implica problemas. Ante cualquier desperfecto, arréglalo lo antes posible.

LEER MÁS

📲 Visita nuestras redes sociales: Facebook, Instagram, Twitter y YouTube.