Inicio Estilo y Vida Limpiar joyas o bisutería con alcohol puede estropearlas

Limpiar joyas o bisutería con alcohol puede estropearlas

2627
0

Mejor, aseguran los expertos, es desinfectar estas piezas usando agua y jabón neutro. Entérese más.

Las joyas y la bisutería, así como el resto de accesorios que acompañan nuestras tenidas, deben desinfectarse cada vez que llegamos de la calle. Así, constantemente, pulseras, anillos, collares y relojes se limpian con algodones embebidos en alcohol, ya sea puro o en gel (mezclado con agua), con el fin de eliminar virus y bacterias. Pero, ¿esta sustancia puede perjudicar estos objetos del deseo? Aquí, responden los expertos.

Para Dimitri Castagnello, experto en joyas, la respuesta es que sí, pero depende del material de la pieza y del tipo de piedras o detalles que la acompañen. “Por ejemplo, si se trata de un anillo bañado en oro blanco o de un collar hecho en acrílico o estaño, sí se verán afectados, ambos se decolorarán y, en el caso del último, aparecerán grietas diminutas”. Sobre las piedras, el experto cuenta que las esmeraldas y las perlas sí pierden brillo al contacto con esta sustancia.

Pero, para suerte de muchas, este no es el caso de las joyas de oro, plata y platino, que sí resisten sin problemas al alcohol. Sin embargo, Deyanira Suárez, diseñadora de joyas, comenta que la mejor manera de limpiar estos materiales, así como muchos otros, es con agua y jabón neutro.

“Prepare una solución de jabón neutro y agua, a 40 grados de temperatura aproximadamente, y sumerja ahí sus joyas mientras las frota suavemente con un cepillo dental, luego, enjuague la pieza con agua caliente y deje secar sobre un papel toalla”. Esto, asegura la experta, es más que suficiente para limpiar las joyas y matar los virus y bacterias. 

Y como consejo adicional, Dimitri sugiere guardar las joyas de manera individual en bolsas de tela y colocarlas en compartimentos distintos dentro de un joyero. “Así, evitamos que se ensucien con facilidad y se rayen unas con otras, especialmente en el caso de la plata y de la fantasía fina”. El cuidado de sus piezas está en sus manos.