Inicio Estilo y Vida ¡Llévese de maravilla con su suegra!

¡Llévese de maravilla con su suegra!

224
0
Nuera y suegra

La relación entre la reina Leticia y la reina Sofía es un ejemplo claro de lo que significa no llevarse bien con la suegra. Ambos personajes de la realeza española se evitan, pero si se cruzan, casi no se dirigen palabra y, lo que es peor, han conseguido que el rey Felipe se aleje de la familia (madre y hermanas). Y porque este es un caso, lastimosamente, común, entre nueras y suegras, en esta nota, dos expertas aportan valiosos tips para mejorar estas relaciones y vivir en paz.

1. Ante un conflicto, póngase en sus zapatos.

“La nuera y la suegra tienen dos ópticas distintas, mientras una ve a la pareja como un compañero de vida, la otra ve al hijo como su propia vida”, cuenta la psicóloga de familia Alessia Rondón. Por lo tanto, ella aconseja aplicar la empatía. “Esto permitirá imaginar lo que cruza por la cabeza de la suegra o, aún mejor, saber lo que siente, y poder actuar acorde a las situaciones”.

2. Muestre siempre una sonrisa sincera (sí se puede).

“La sonrisa es un gesto conciliador, es mostrar siempre la mejor cara, es la manera correcta de decirle a la suegra que nos agrada visitarla, escucharla…”, dice la experta. Por el contrario, Alessia recomienda, “nunca reunirse con la suegra cuando no se ha tenido un buen día o se está muy cansada, pues ella podría pensar que se trata de algo personal”.

3. No la haga parte de los problemas de pareja.

“Si no queremos que ella se inmiscuya siempre en la relación, no la invitemos a hacerlo cuando parezca que podría ser la gran aliada”, precisa la psicóloga y terapeuta Rebeca Zevallos. “Si la suegra siente que la pareja está atenta a sus recomendaciones y la coloca como ‘juez’ ante sus conflictos, se sentirá cómoda en todo momento para fungir esta función, y esto podría traer muchos altercados”.

4. No compita con la suegra.

“La pareja y la madre tienen espacios diferentes, y esto debe estar muy claro para no sentirse amenazada”, asegura Rebeca. Competir por quién le cocina más rico o por quién lo entiende más, es una pelea que debe evitarse siempre. “Y si lo que se siente es celos de la suegra, lo mejor es sanar primero las propias inseguridades”.

5. No olvide que es la madre del hombre que ama.

Rebeca cuenta que a su consultorio llegan muchas mujeres que aseguran no importarles llevarse mal con su suegra. “Eso es penoso, pues significa aceptar que existe una ruptura en la familia que hace infeliz a la pareja. Nadie pide que sean grandes amigas, basta con mantener una relación cordial y de respeto”.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí