Inicio Estilo y Vida Niños 5 claves que le enseñarán a su niño a compartir

5 claves que le enseñarán a su niño a compartir

1264
0
Compartir en niños

Compartir es hoy en día una habilidad muy importante para diferentes etapas de la vida y se puede inculcar desde edades muy tempranas. Aquí algunos consejos de cómo hacerlo.

Compartir siempre ha sido muy importante y lo es mucho más en los tiempos actuales en que, debido a la pandemia, pasamos por una etapa de individualismo y falta de empatía. Es que esta competencia social no solo nos ayuda a interrelacionarnos mejor con los demás y lograr conexiones sanas y satisfactorias, sino que también nos permite preocuparnos por los otros, haciéndonos más solidarios y humanos.

El psicoterapeuta Manuel Saravia, director del Instituto Guestalt de Lima, señaló que esta es una habilidad que se puede adquirir desde una edad muy temprana y, aunque los niños más pequeños suelen ser reacios a compartir, también pueden aprender con el ejemplo de los padres.

En ese sentido, explicó que entre los 0 y 3 años el niño tiene su sistema evolutivo menos desarrollado y un pensamiento que se rige por el egocentrismo; además, tiene ciertas limitaciones en el lenguaje. Por eso, tiene menos recursos para entender, procesar y asimilar qué es el compartir. Recién desde los 3 años estará preparado para ello.

“Sin embargo, eso no significa que no pueda aprender a compartir desde muy pequeño. Se puede lograr y, para ello, el compartir debe ser incorporado en el discurso, pero sobre todo en la acción de los padres. El modelado de lo que el niño ve, lo aprenderá por imitación, pero si el papá o la mamá no practican ese valor, es difícil que el menor lo desarrolle”, remarcó.

Saravia señaló que adquirir esta habilidad es muy importante porque una falta de desarrollo temprano podría afectar la socialización en otras etapas de la vida, ya sea la adolescencia, la adultez o, incluso, en el trabajo. “Esta es una habilidad social que es muy importante desarrollar desde el hogar y reforzar en el colegio, pues puede determinar el éxito social”, dijo.

Por ello, el especialista compartió diversas estrategias y alternativas para que los padres entrenen a sus hijos en esta competencia:

  1. Enseñarles con los juegos: En la interacción con los demás, el pequeño aprende. Por eso, los padres pueden usar los juegos para animar a sus hijos e ir enseñándoles, por ejemplo, pidiendo que compartan algún juguete y enseñando como ellos mismos comparten algún objeto. También contándoles cuentos donde los protagonistas compartan o viendo una película familiar donde se haga referencia a ese valor. Puede usar frases como “uno para mamá, otro para papá y otro para ti”.
  2. No obligarlos a compartir : No es conveniente forzar a los niños a compartir si no lo desean pues estos no tienen los recursos de un adulto para procesar y entender ciertas situaciones. Obligarlos a compartir y enfrentar el trauma no funciona, y a veces puede lastimarlos. Lo mejor es hacerlos reflexionar y explicarles una situación con ejemplos, cuentos y palabras dulces. Y, si no funciona, hay que comprender que no es su tiempo e investigar por qué está ocurriendo eso.
  3. Motivar la reflexión : Cuando se presenta una situación complicada es mejor dar al niño un tiempo para que se calme y en otro momento reflexionar sobre lo ocurrido, pero dentro de sus limitaciones y sin sermones. Debe ayudar al niño a comprender que prestar no es lo mismo que perder, que algunas cosas no son suyas y enseñarle poco a poco y con paciencia a ponerse en el lugar de los otros. Puede usar frases como “llevas mucho rato jugando con esto, ahora le toca a tu amigo, ¿no crees?… luego te tocará a ti otra vez”.
  4. Cuidar los objetos de referencia: Un consejo que los padres deben tener en cuenta en este aprendizaje es entender y dar el valor emocional a ciertos juguetes “de referencia” del niño, es decir aquellos objetos favoritos con los que el menor tiene más apego y no los quiere compartir. Esto debe ser respetado y el objeto debe ser separado de los juguetes comunes, con los que el niño permitirá que sus hermanos o amigos también jueguen. Así el pequeño aprenderá a compartir y también a  establecer límites.
  5. Reforzar la conducta positiva: Nunca recrimine a su hijo con calificativos negativos, como “eres un egoísta”, “eres un niño malo”, por no compartir un juguete. Eso solo llevará a que le coloque una etiqueta y reforzará la mala la conducta. Por el contrario, cuando nuestro hijo, en medio del aprendizaje, actúe en forma adecuada, se le debe felicitar, para así reforzar su buen comportamiento. Eso hará que el niño asocie el compartir con una situación positiva que alegra a los padres.