Inicio Estilo y Vida Niños Cuide la hidratación de sus hijos

Cuide la hidratación de sus hijos

1076
0

La importancia de que los niños se acostumbren a consumir agua pura, más si hacen deporte y si se viene la temporada de verano.

Si la hidratación es fundamental durante todo el año para un correcto funcionamiento de nuestro organismo, en verano lo es más. En esta época los padres tienen que estar más pendientes de los pequeños porque la pérdida de líquidos aumenta y ellos, como están distraídos con los juegos, muchas veces no son conscientes de la sensación de sed que puedan tener.

Como bien dice el dicho: “El agua es vida”. Su consumo ofrece salud corporal y aporta los nutrientes que las células necesitan. Debe tener en cuenta que las altas temperaturas, más la realización del ejercicio físico aumenta el gasto calórico de manera proporcional. La cantidad de sudor dependerá de la humedad del ambiente y del tipo de ropa que lleve el menor.

Por todo ello, en verano debe cuidar aún más la hidratación correcta de sus niños. “En el día a día los chicos dejan de tomar agua porque no les gusta y suelen beber bebidas azucaradas. Hay que acostumbrarlos a que beban agua pura y no refrescos”, comenta la nutricionista Talia Gallo.

La especialista recomienda a los padres de familia fomentar el consumo de agua pura en los niños. Para ello, ofrece tres alternativas para lograr que el pequeño se acostumbre a esta rutina:

1. Dar el agua en un envase (vaso o taza) que le guste al menor o que sea atractivo y llame su atención.

2. Que toda la familia acompañe sus comidas principales con agua y nada de refrescos.

3. Colocar en una jarra con agua, fruta congelada como uvas, fresas, frambuesas o frutos de bosque, o también una tajada de naranja.

Pero, ¿cuánta agua deben consumir los pequeños? Según la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA por sus siglas en inglés), agencia de la Unión Europea, proponen estas medidas:

  • De 2 a 3 años: 1.3 litros por día
  • De 4 a 8 años: 1.6 litros por día
  • De 9 a 13 años: 1.9 a 2.1 litros por día
  • De 14 a 18 años: 2 a 2.5 litros por día

Si el niño o adolescente hace deporte, se puede aumentar estas cantidades.

Gallo explica que si bien el agua es el principal elemento que deben consumir los pequeños, las frutas y verduras “son alimentos que tienen buena cantidad de agua y ayudan en la hidratación. Mientras más jugosa la fruta, más agua”. De estas maneras se evitará que un menor llegue a un cuadro de deshidratación con vómitos o diarreas, letargo o mucosas secas.