Inicio Destacado Cuide la piel de los niños en verano

Cuide la piel de los niños en verano

2093
0
Cuidado de la piel

El 80% de las lesiones en la piel se producen en los primeros 20 años de vida. Por eso les brindamos una serie de pautas para cuidar la piel de sus hijos pequeños y que no sufran por la excesiva exposición al sol.

La piel es el órgano del cuerpo humano más expuesto al medio ambiente y por ello requiere de un cuidado especial, sobre todo en el verano. Ir a la playa, a la piscina, al campo o simplemente pasar el día al aire libre puede terminar con lesiones a la piel si no se toman las previsiones adecuadas. Y si hablamos de los niños, la cautela debe ser aún mayor, porque tienen la piel particularmente delicada y sensible.

Manuel del Solar, dermatólogo y profesor de la Facultad de Medicina de la Universidad Peruana Cayetano Heredia (UPCH), explicó que los niños, a diferencia de los adultos, tienen la piel mucho más delgada y con menos pigmentos, lo que hace que sea susceptible de inflamarse o padecer algunas enfermedades más fácilmente que un adulto.

“La piel del adulto tiene una capacidad de defensa mayor porque tiene un engrosamiento en la última capa, llamada capa córnea, que es la que nos protege de la agresión de varios factores. Esa diferencia hace que la piel adulta sea más resistente al embate de los estímulos externos, como la radiación solar, la agresión de alérgenos o sustancias químicas, así como bacterias, hongos y otros gérmenes”, explicó.

El especialista indicó que la capa córnea de las personas es suficientemente gruesa desde aproximadamente los 12 años de edad. Sin embargo, hay otros factores que también contribuyen a que la piel tenga cierta susceptibilidad. Por ejemplo, el color, pues mientras más clara es la piel, es más susceptible de ser afectada por la radiación solar.

“Mientras más clara es la piel la posibilidad de defenderse es menor, por lo tanto tiene más opción de inflamarse, quemarse o sufrir el daño de la radiación. Por el contrario, las pieles oscuras tienen más capacidad de defensa”, precisó.

El peligroso daño solar

En vista de la situación actual por el Covid-19, la mayoría de las actividades de los niños en verano se realizará al aire libre. Ante ello, Del Solar recordó que el 80% del daño que sufre la piel de una persona durante toda su vida se produce antes de los 20 años. Por ello, alertó a los padres a cuidar la piel de los pequeños de los daños de la radiación solar.

“Si una persona se expone muy temprano a la radiación solar, es muy probable que más temprano tenga el daño acumulado por esta condición y desarrolle a futuro el envejecimiento prematuro de la piel o hasta el cáncer cutáneo. Por eso es muy importante insistir en el cuidado que debe tener la piel de los niños”, aseveró.

El dermatólogo dio una serie de recomendaciones para cuidar la piel de los niños sobre todo en la época de verano:

  • Los niños menores de seis meses no deben ser expuestos a la radiación solar, pues su piel es muy sensible y no hay productos específicos para protegerlos. Si se usa en ellos fotoprotectores que no son los correctos se podría causar daño hepático por la absorción de ciertos químicos a través de la piel.
  • Los pequeños desde los seis meses hasta un año de edad deben utilizar fotoprotectores pediátricos adecuados y permanecer en la sombra para no sufrir el daño solar en forma temprana y directa.
  • Para escoger el fotoprotector adecuado para los niños pequeños se debe contar con la asesoría de un especialista y tener en cuenta la composición del producto y si es adecuado para el tipo de piel.
  • En los niños mayores de seis meses es preferible usar fotoprotectores minerales, es decir aquellos que no contienen sustancias químicas que se absorben a través de la piel y pueden dañar el hígado.
  • Los padres de familia deben recordar que el fotoprotector no actúa por sí solo. Se necesita que adicionalmente las personas se cuiden y no se expongan directamente al sol entre las 11 de la mañana y las 3 de la tarde.
  • No se debe utilizar en los niños el mismo fotoprotector que utilizan los adultos, y se debe verificar que el producto no esté vencido.
  • Adicionalmente, se deben usar prendas de vestir y accesorios que protejan a los niños del sol, como sombreros de ala ancha y ropa con protección UV, pues esta tiene un tramado que permite la pérdida de calor y a la vez impide el paso de la radiación. Esta ropa se debería usar no solo en la playa, sino también en la piscina, en el campo o cuando realiza actividades al aire libre.
  • Para proteger los ojos de los niños de la radiación solar se deben usar anteojos con factor de protección ultravioleta y comprarlo en un sitio de garantía, pues cuando uno usa un anteojo oscuro las pupilas se dilatan y, si este no filtra los rayos solares, pasa mayor intensidad de radiación, favoreciendo la quemadura ocular.
  • Además, los niños deben estar bien hidratados. Y por otro lado, se debe preferir el agua de mar a la piscina, pues el cloro de estas últimas podría causar algún tipo de resequedad o complicar otras lesiones de la piel.

Del Solar señaló que en el Perú los índices de radiación solar son muy peligrosos en verano y dijo que se debe tener en cuenta que la radiación ultravioleta B, que es la más peligrosa, se acentúa en esta época del año. Sin embargo, durante los demás meses los niños también están expuestos a la radiación ultravioleta A.

“Por ello, el cuidado debe ser todo el año, pues sino protegemos nuestra piel tendremos consecuencias serias en nuestra vida”, advirtió el especialista.