Inicio Estilo y Vida Padres, tan fuertes y dulces como mamá

Padres, tan fuertes y dulces como mamá

1701
0
Momento entre padre e hijo

El rol de los padres ha cambiado. Ahora los hombres también son capaces de ocuparse de la crianza de sus hijos y desarrollar vínculos tan fuertes como los de la madre.

La paternidad hoy en día ya no se ejerce como en la época de nuestros abuelos. Así como la mujer ha ido ganando igualdad en el mundo laboral, también los padres se han incorporado cada vez más a la crianza de sus hijos, compartiendo momentos y experiencias con ellos de la misma manera que lo hace la madre.

Y es que hoy en día los varones pueden hacer igual de bien las actividades de la casa y cuidar a sus hijos, ya sea ayudándoles con las tareas del colegio, cocinando con ellos, bañando al bebé, alimentándolo, cambiando los pañales o jugando y arrullándole para dormir.

Lorena Pastor, psicóloga y codirectora del centro Thijs&Pastor, señaló que el viejo rol del padre como jefe y proveedor del hogar y la madre cuidadora ya casi han quedado en el olvido. “Aunque en el Perú subsiste el machismo, cada vez vemos a más papás involucrados emocionalmente con sus hijos, más participativos en el hogar y a veces con roles invertidos, donde la mamá es la que trabaja y el papá se dedica a cuidar a sus hijos”, refirió.

Sin límites de género

La psicoterapeuta indicó que desde que la psicología demostró la importancia de la participación de ambos progenitores en el desarrollo del niño y cómo el padre podría suplir emocionalmente muchas tareas que hacía habitualmente la mamá, los padres comenzaron a involucrarse más con sus hijos en todo sentido y ahora ya no limitan su rol a un tema de género.

“La familia puede funcionar de forma estable sin aceptar los roles que impone la sociedad, pues estos se pueden invertir o cambiar; lo importante es que ambos padres estén involucrados en la crianza de los hijos porque la psicología ha demostrado la influencia que ejercen los progenitores en el desarrollo afectivo y emocional, así como en la identificación del niño,”, manifestó.

Pastor refirió que, por ello, actualmente el padre moderno está más interesado en compartir tiempo de calidad con sus hijos y estar presente en sus actividades escolares, en su vida y en sus juegos. Asimismo, señaló que, con la nueva normalidad y la convivencia en casa por más tiempo debido al COVID-19, las parejas están haciendo un trabajo en equipo. “Esta es la  meta ideal porque el niño necesita tanto el rol materno, como el paterno”, indicó.

Un informe publicado en la revista Pediatrics reveló que los niños que habían contado con padres involucrados en su crianza en sus primeros años de vida, presentaban un menor riesgo de padecer problemas de salud mental.

¿Cómo reforzar el vínculo emocional?

La especialista enfatizó que los hombres que ejercen el cuidado exclusivo de los niños y se involucran en su crianza desde su nacimiento pueden desarrollar la misma conexión emocional que activan las mujeres desde que están embarazadas y su hijo crece en su vientre.

Para aquellos padres que quieren desarrollar un vínculo emocional más fuerte con sus hijos la psicóloga recomendó:

  • Tomarse unas horas el fin de semana para jugar con sus hijos o compartir una actividad; puede ser un juego de mesa, una salida al parque o cualquier espacio de diálogo. Basta un pequeño tiempo bien aprovechado para establecer una conexión.
  • Dedicar un tiempo a solas con su hijo, lejos del resto de la familia. Si se tiene más de un hijo debe buscarse un espacio propio y diferenciado para cada menor a fin de generar un vínculo más cercano, ya que cada uno tiene su personalidad y carácter y están en etapas distintas de maduración.
  • Con los niños más grandes y adolescentes se puede dialogar de temas que den pie a hablar de las emociones y cómo se sienten, para que los hijos puedan sentirse comprendidos y abrirse un poco más. Con los más pequeños este acercamiento debe hacerse a través del juego.
  • Hay que evitar los prejuicios de género y saber que tanto la niña como el niño pueden desarrollar un vínculo emocional con el papá o con la mamá. Los papás pueden llevar a sus hijas mujeres a hacer deportes, así como las mamás pueden llevar a su hijo varón a la peluquería o viceversa.

“Lo más importante que puede hacer un padre para darle estabilidad emocional a sus hijos es aprender a conocerlos, vincularse con ellos y generar confianza. Para eso deben darles tiempo y por supuesto un buen trato, manejando técnicas de crianza adecuadas”, puntualizó Pastor.

En su libro, ‘El factor papá’, Richard Fletcher, profesor titular en el Centro de Acción Familiar de la Facultad de Salud de la Universidad de Newcastle (Australia), señaló que los padres son más propensos a alentar a sus hijos a que tomen riesgos y decisiones.