Inicio Estilo y Vida Cuídese de los golpes de calor

Cuídese de los golpes de calor

1078
0
Chica con calor

Las altas temperaturas y la falta de ventilación durante el verano pueden afectar seriamente la salud. Aprenda cómo prevenir y qué hacer ante estos casos.

El golpe de calor es una afección que se produce cuando la temperatura del cuerpo aumenta rápidamente y en exceso y no puede ser bajada. La causa puede ser el realizar actividades extenuantes en un clima caluroso. Pero tenga cuidado, porque también se puede presentar por estar demasiado tiempo en un lugar donde la temperatura es muy elevada.

Romy Mayta, especialista en deshidratación de Laboratorios B Braun, explicó que el golpe de calor puede afectar a personas de cualquier edad. Sin embargo, los grupos de mayor riesgo son los niños, las gestantes y los adultos mayores.

Las personas con exceso de peso y aquellas que tienen patologías crónicas, como diabetes o enfermedad respiratoria, renal o neurológica, también pueden desarrollar esta afección. Asimismo, los trabajadores que realizan tareas intensas al aire libre e incluso las personas en situación de aislamiento social que están en lugares poco ventilados.

La experta explicó que en estos grupos de personas el excesivo calor causa deshidratación, lo que genera la pérdida de agua y sal del organismo y ocasiona que diversos órganos dejen de funcionar como lo harían habitualmente. “Si no se toman medidas con urgencia, los síntomas comenzarán a empeorar de manera progresiva”, advirtió.

La temperatura corporal normal oscila entre los 36.6 °C y 37 °C, la temperatura por encima de los 40 °C, es peligrosa y hasta mortal.

Cómo reconocerlo?

Tenga en cuenta estos signos y síntomas que anuncian un golpe de calor:

  • Fiebre de 40°C o más.
  • Cambios en el estado mental o el comportamiento, como confusión, agitación o dificultad en el habla.
  • Calor, piel seca o sudoración excesiva.
  • Náuseas y vómitos.
  • Piel enrojecida.
  • Pulso acelerado.
  • Respiración agitada.
  • Dolor de cabeza.
  • Desmayos, que pueden ser el primer signo en los adultos mayores.

Además, debe tener en cuenta que en los niños la deshidratación se puede presentar con fiebre alta, pañales secos por más de tres horas, boca seca y lengua seca, abdomen hundido, ojos y mejillas hundidas, irritabilidad y falta de lágrimas al llorar. Si algún familiar presenta estos síntomas, es mejor comunicarse de inmediato con un servicio de emergencia, pues si no es tratada adecuadamente, la evolución de estos casos es fatal y puede ocasionar la muerte en menos de 24 horas.

El infectólogo Máximo Manuel Espinoza refirió que, mientras tanto, usted puede ayudar a la persona quitándole el exceso de ropa y enfriándola con lo que tenga a la mano, o puede utilizar paños de agua tibia y bañar al paciente también con agua tibia. “Algo muy importante, es que en estos casos no se deben usar medicamentos contra la fiebre porque pueden ser perjudiciales”, refirió.

¿Cómo prevenirlo?

Sin embargo, hay formas de prevenir esta afección. El Instituto Nacional de Salud brinda las siguientes recomendaciones:

  • Consuma diariamente entre 1 y 2 litros de agua, esto asegurará que su metabolismo funcione de manera óptima, la sangre fluya y el oxígeno llegue a todas las células del cuerpo.
  • Evite las bebidas alcohólicas y las bebidas procesadas, como las gaseosas y los jugos envasados, los cuales no quitan la sed sino que la aumentan debido a la cantidad de azúcar que contienen.
  • Debido a que la deshidratación está acompañada de pérdida de líquidos y electrolitos es necesario que éstos se restauren con el consumo de bebidas que contengan sodio, cloruro, potasio y bicarbonato, tales como Frutti Ped para niños y FruttiFlex para adultos.
  • Si se encuentra en casa o en ambientes cerrados, es preferible tener un ventilador para generar corriente de aire y evitar el aumento de la temperatura.
  • Si se encuentra en la calle, evite exponerse directamente al sol entre las 10 a.m. y las 3 p.m. y no haga ejercicio al aire libre en las horas de mayor temperatura.
  • Consuma frutas y verduras de temporada, pues concentran mayor cantidad de agua, por ejemplo, mandarina, naranja, granadilla, sandía o verduras como zanahoria, tomate y nabo.
  • En época de intenso calor se recomienda usar ropa de colores claros ya que atraen menos sol, así como calzado fresco que permita la transpiración.

Según los datos de la Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria, el 80% de las personas que sufren un golpe de calor tienen más de 65 años. Es además la segunda causa de muerte más frecuente entre los deportistas.