Inicio Estilo y Vida Salud / Bienestar Mascotas para subir el ánimo

Mascotas para subir el ánimo

2480
0
Abrazar mascota
Mascota

Experto señala las ventajas de convivir con un animal doméstico para la salud mental de las personas, pues contribuye a reducir el estrés, la ansiedad y la tristeza.

Quien tiene un perro o un gato lo sabe. Las mascotas son, sin duda, compañeros leales de grandes y pequeños. No solo nos hacen compañía, también benefician nuestra salud, pues nos alegran el día con sus travesuras y pueden hacer que aumenten las oportunidades para hacer ejercicio, salir y socializar.

Un estudio de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de los Estados Unidos reveló que caminar regularmente y jugar con las mascotas puede disminuir la presión arterial, así como los niveles de colesterol y de triglicéridos, y al mismo tiempo la interacción con animales disminuye los niveles de cortisol, una hormona relacionada con el estrés.

Al respecto, el decano del Colegio de Psicólogos de Lima y Callao, David Villarreal Huertas, señaló que las mascotas logran este efecto terapéutico porque son fuentes de afecto incondicional, por eso su compañía ayuda a controlar la soledad y la depresión, especialmente entre las personas carentes de familiares o amigos.

En ese sentido, el experto mencionó una serie de beneficios que las mascotas aportan a nuestra vida:

  1. Ayudan con la depresión. Las mascotas no solo entretienen, sino que logran generar vínculos emocionales fuertes y cálidos con sus dueños. Por ello, para una persona con depresión, una mascota puede ser un anclaje en su vida que lo motive a dar y recibir afecto, jugar y aumentar la sensación de bienestar, reduciendo los pensamientos negativos.
  2. Mejoran la autoestima. Tener una mascota hace que las personas se sientan útiles, importantes y valiosas, pues el hecho de que por ejemplo, un perrito las salude o les mueva la cola y quiera estar siempre a su lado, hace que la persona se sienta querida y valorada y por lo tanto refuerza la seguridad y confianza en sí mismo.
  3. Reducen el estrés. Muchos estudios han demostrado que el hecho de acariciar a un perro o a un gato ayuda a reducir la ansiedad y nerviosismo, pues se generan una serie de sustancias en el cerebro que permiten sensaciones de bienestar, placer y relajación.
  4. Otorgan responsabilidad. Las mascotas contribuyen a desarrollar el sentido de responsabilidad y orden, sobre todo en los niños, pues hay que estar pendientes de su alimento, sacarlas a pasear, controlar sus vacunas o llevarlas al veterinario, y los niños pueden asumir alguna de estas tareas, desarrollando el sentimiento de paternidad.

Tips para elegir una mascota

Villarreal dijo que, ahora que ya sabemos que las mascotas pueden ayudar a nuestra salud mental, es importante que sepamos qué recomendaciones debemos tener en cuenta al elegir a nuestra mascota ideal:

  • Lo primero es reconocer nuestros gustos, preferencias y las características del animal elegido. Por ejemplo, si usted disfruta de la actividad física, un perro de una raza energética le caerá muy bien, pero si lo que quiere es estar tranquilo y relajado, tal vez le convenga una raza pequeña o quizá sea mejor optar por un gato o canarios.
  • También debe ser honesto con su tiempo disponible. Según eso puede evaluar si es una buena idea adquirir un cachorro o una mascota que ya haya pasado esta etapa. Tenga en cuenta que una mascota adulta requiere menos atención que una joven. Por ejemplo, en el caso de personas mayores, lo más recomendable sería un perro o un gato de más de 5 años.
  • Si está triste y necesita una mascota que lo ayude con la depresión, es mejor que elija un animal alegre y con energía. Un perro sería mejor opción que un gato, pues un can lo llenará de mimos en cualquier momento del día y lo distraerá con sus ocurrencias. Los gatos suelen ser más independientes y prefieren pasar mucho tiempo a solas.

Si por razones de tiempo o espacio no puede tener una mascota en casa, le sugerimos hacer una terapia perruna o gatuna de vez en cuando, visitando algún refugio de animales o llevando alimentos a los perros y gatos de la calle. El afecto que recibirá de estos animales será la mejor terapia y medicina.

Datos

  • Un estudio de CPI reveló que el 62.4% de los limeños posee una mascota en sus hogares.
  • Entre los encuestados, el 80.1% tenía como mascota un perro.