El Covid 19 ha acelerado el uso de la tecnología a nivel mundial, en el Perú, se ha visto desarrollada la Telemedicina. Esta pandemia ha demostrado la importancia en mejorar el acceso y la calidad del Sistema de Salud. 

América Latina es atractiva para la industria, pese a su pobre infraestructura sanitaria, sin embargo, Ricardo Santos, gerente regional de Cisco para Salud y Educación en América Latina, considera que el principal beneficio de la tecnología para la realidad latinoamericana es la posibilidad de realizar interconsultas entre médicos generales y especialistas, que suelen ser escasas en las Zonas más alejadas. ‘La telemedicina se ha probado viable,  a pesar de las limitaciones en regulación y cultura digital. La pandemia ha sido un acelerador que ha cambiado la forma en que Gobiernos, hospitales y operadores de salud, usan la tecnología’, asegura. 

En el caso de Perú, el ecosistema local de tecnología sanitaria aun no es significativo. A principio de año se aprobó el Reglamento de la Ley de Telesalud, donde se hace posible que se puedan prestar servicios médicos a distancia, a través de tecnologías de comunicación como videollamas o chat y suministrar, de igual modo, recetas médicas. No sustituye la presencial: la complementa.

Es posible manejar el 90% de patologías de baja complejidad, como dolores de cabeza, diarrea o infecciones intestinales, hacer seguimiento a enfermedades crónicas como diabetes o hipertensión u obesidad, tratar enfermedades mentales como depresión, ansiedad o fobias. Además reduce el costo y el tiempo que requiere recibir atención médica. El largo crecimiento  de la Telemedicina  podría no mantenerse en el largo plazo debido a la sensación de necesitar contacto físico en una cita médica. La Telepsicología presenta más oportunidades.

  • La ley de Telesalud hace posible la comunicación a distancia en tiempo real entre un médico y un paciente vía viodellamadas o chat. Permite manejar el 90% de patologías de baja complejidad. 
  • El Perú figura en el puesto 129 de 190 países del ranking de los mejores sistemas de salud según la OMS, sin embargo, Colombia y Chile, en el top 30.