Inicio Expomotor Futuro incierto para el deportivo japonés

Futuro incierto para el deportivo japonés

609
0
Nissan GT-R

Hoy, el futuro del icónico deportivo top de Nissan, considerado por muchos como el mejor deportivo fabricado en Japón, es una incógnita, aunque todo apunta a que seguirá usando un motor V6, pero que sería híbrido.

Al parecer, el uso de la tecnología híbrida es la única opción para sobrevivir que tiene el motor V6 que tradicionalmente ha acompañado al GT-R, para que pueda seguir ofreciéndose al público y a la vez cumpla con las normas reguladoras de contaminación que se exigen en muchos mercados, principalmente en Europa.

El fabricante japonés demostró con el nuevo Nissan Z que todavía es posible complacer a los amantes de los deportivos de la “vieja escuela”, pero repetir la fórmula de usar un motor de combustión sería sacrificar las ventas en los mercados encaminados a electrificar al sector automotriz y donde las normativas de emisiones son cada vez más estrictas. Es por ello que el sucesor del Nissan 370 Z no se comercializará en la Unión Europea.

Volviendo al GT-R, la denominación del modelo nació en 1969, cuando Nissan desarrolló la versión de alto rendimiento del modelo Skyline y se convirtió de inmediato en ícono de la marca japonesa y referente de los modelos deportivos a nivel mundial. Se han comercializado 6 generaciones del GT-R, con una interrupción de 16 años entre 1977 y 1990, y ha logrado significativas victorias en competencias, como las 29 carreras ganadas de manera consecutiva en el Campeonato Australiano de Turismo.

Desde 2018, Nissan viene trabajando la nueva generación del GT-R, siendo su objetivo ofrecer prestaciones mayores a todas las anteriores generaciones y que el modelo R36 -denominación interna de la última versión- sea el superdeportivo más rápido del mundo.

Nissan ya tiene experiencia electrificando motores V6, lo hizo con el propulsor de 3 litros empleado en el Campeonato del Mundo de Resistencia de 2015 que transformó a híbrido y con el que sumó kilómetros de pruebas. Y esta opción es una de las que Nissan debe estar barajando para su legendario deportivo GT-R.

Aparte de qué motor va a usar el GT-R en el futuro, el fabricante está trabajando en los ajustes que hará en cuanto el diseño exterior, el equipamiento tecnológico, la conectividad y la seguridad. Asimismo, no se descarta que en la generación R36 del GT-R haya versiones especiales desarrolladas por las divisiones deportivas de Nissan: Nismo o T-Spec.

Nissan ya tiene experiencia “electrificando” motores V6, lo hizo para el campeonato mundial de resistencia, en 2015.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí