Inicio Expomotor Levitación magnética: prueba en automóviles

Levitación magnética: prueba en automóviles

En China prueban la tecnología utilizada por los trenes bala en automóviles.

882
0
Levitación magnética

La tecnología de levitación magnética, también conocida como maglev (magnetic levitation en inglés), que hace posible que los trenes de China y Japón alcancen velocidades de más de 500 km/h, está siendo probada en carros ligeros de pasajeros.

La levitación magnética funciona con un principio básico: aprovechar la fuerza de un campo electromagnético para contrarrestar la fuerza de gravedad y la resistencia. Es decir, un objeto se mantiene flotando en el aire por la repulsión existente entre los polos iguales de 2 imanes. En el caso de los trenes, al no tener contacto directo con los rieles, los vagones avanzan más rápido, sin la resistencia que ejerce la superficie. Fue presentada por primera vez en 1971, en Alemania, con el tren experimental Transrapid, que se desplazó por un tramo de las vías a varios centímetros del piso.

Para que la levitación magnética funcione se requiere de un sistema de suspensión (que hace que el vehículo levite), de un sistema guía (que mantiene al vehículo en posición estable y siguiendo la línea) y de un sistema de propulsión (que hace posible que el vehículo avance).

LEVITACIÓN

Se logra con electroimanes de la misma polaridad en el tren y en el riel, que provocan la repulsión y separa a los cuerpos a una distancia aproximada de un centímetro.

GUÍA

Los electroimanes con la misma polaridad en los laterales del tren y del riel hacen que los 2 cuerpos se repelan, centrando al vehículo sobre la vía y haciendo que se mantenga en una posición estable.

PROPULSIÓN

Un electroimán con carga negativa (- o S) del riel atrae a uno con carga positiva (+ o N) del tren, mientras que otro con carga positiva (+ o N) lo repele. Esta interacción continua entre carga positiva y negativa es la que genera la fuerza magnética que impulsa al vehículo hacia adelante.

En China y Japón utilizan la levitación magnética en trenes suspendidos y en trenes bala que viajan a más de 500 km/h.

Las pruebas con automóviles se realizaron recientemente en un tramo de 8 kilómetros, con 5 vehículos eléctricos y 3 de combustión interna, cada uno con más de 2 toneladas de peso, que circularon a una altura de 3,5 cm del asfalto, gracias a que los vehículos incorporaban una matriz de imanes permanentes en la parte baja, mientras que sobre la pista de asfalto instalaron un riel conductor temporal.

Durante el experimento, los vehículos alcanzaron velocidades promedio de 200 km/h y una máxima de 230 km/h, aunque sufrieron problemas de estabilidad mientras levitaban. Estas pruebas demuestran que es posible aplicar la levitación magnética en los automóviles, pero que todavía hay mucho por hacer y tiempo que esperar, para que esta tecnología alcance su máximo desarrollo y sea viable en la industria automotriz, como ya lo es en la ferroviaria.

La levitación magnética no es algo nuevo en la industria automotriz. En 1959 Ford presentó su prototipo Levicar.

Los beneficios de la levitación magnética son la reducción del consumo de energía, sea gasolina, electricidad, diésel, etc., el incremento de autonomía, el menor desgaste de llantas y otras piezas del vehículo, el desplazamiento silencioso y que puede alcanzarse una mayor velocidad. En contraparte, la inversión para acondicionar vías y vehículos con esta tecnología sería muy costosa.

Marcas como Audi, Jaguar, Renault y Volkswagen han manifestado su interés por desarrollar en el futuro vehículos que leviten.

LEER MÁS

📲 Visita nuestras redes sociales: FacebookInstagramTwitter y YouTube.