Inicio Expomotor Los vidrios atérmicos

Los vidrios atérmicos

413
0

Probablemente no había escuchado acerca de los vidrios atérmicos y es muy posible que su carro los tenga, porque esta tecnología tiene casi la misma antigüedad que el automóvil y son cada vez más los fabricantes que los utilizan.

¿Qué son?

Son vidrios para automóviles que absorben gran parte de los rayos solares y evitan que la radiación ingrese al interior del vehículo.

¿Para qué sirven?

Al bloquear parcialmente la radiación solar, evitan el sobrecalentamiento en el interior del habitáculo y mantienen una temperatura agradable. Así, también se reduce el uso del aire acondicionado, lo que significa menor consumo de energía y menor emisión de gases contaminantes. De paso, evita el rápido envejecimiento de los plásticos del interior, principalmente del tablero y timón. Otra beneficio que ofrecen es el de disminuir los deslumbramientos provocados por los rayos solares, que aumenta la seguridad al manejar en un día demasiado soleado.

¿Cómo funcionan?

Los vidrios llevan incrustaciones de partículas de plata y son coloreados con óxidos metálicos que reflejan la energía solar hacia el exterior y que apenas modifican la transparencia del cristal. Así bloquean los rayos ultravioletas e infrarrojos en un 50% aproximadamente, mientras que un vidrio normal solo los bloquea en 15%. Para vidrios con tonalidad verde se utiliza hierro y cromo, para conseguir una tonalidad azul, cobalto, y para color bronce, níquel.

¿En que se diferencian con vidrios polarizados?

Tanto los vidrios polarizados como los atérmicos reducen el paso de la radiación visible, pero solo los atérmicos son capaces de minimizar los efectos dañinos de los rayos infrarrojos, que son los más peligrosos. Si bien las láminas polarizadas se pueden adherir a los vidrios para bloquear la radiación solar, resulta más conveniente que los vidrios venga de fábrica con esta funcionalidad.

¿Cuáles son sus puntos negativos?

Un inconveniente de los vidrios atérmicos es que causan interferencias que pueden afectar la señal de los GPS y de los dispositivos de peaje electrónico, por la presencia de partículas de plata en su composición. Por esta razón, algunos carros cuentan con un espacio sobre el espejo retrovisor interior con unos puntitos negros, que evitan esta interferencia.